Quiere reducir su negocio europeo

Prudential sopesa comprar la filial asiática de AIG por 22.000 millones

Prudential, la mayor aseguradora británica, negocia la compra del negocio asiático de AIG por más de 30.000 millones de dólares (22.000 millones de euros). AIG fue una de las empresas rescatadas por el Gobierno estadounidense en plena tormenta financiera.

Las negociaciones para la compra de las actividades de AIG en Asia por parte de Prudential se encuentran en una fase "avanzada" según aseguraron fuentes cercanas a las conversaciones a la cadena Sky News, que adelantó la noticia.

Según distintas fuentes, la compra podría valorarse entre 30.000 y 35.500 millones de dólares (22.000 y 26.000 millones de euros). Prudential pagaría mediante una combinación de efectivo y acciones, pero los términos concretos de la operación siguen negociándose. El periódico The Wall Street Journal apunta que el acuerdo podría cerrarse en una semana.

El consejero delegado de Prudential, Tidjane Thiam, se ha reunido en diversas ocasiones con miembros del consejo de administración de AIG para avanzar en las conversaciones. Thiam pretende reforzar la actividad de Prudential en los mercados asiáticos desde el 50% actual hasta situarlo en el 80%, según reconoció el pasado 17 de febrero. Prudential, que opera en 13 países del continente, quiere reducir su dependencia del mercado británico.

AIG ha señalado que planea vender la unidad American International Assurance (AIA), o escindirla en una empresa separada mediante una oferta pública inicial, como parte de sus esfuerzos para pagar la deuda que mantiene con el Gobierno estadounidense, que acudió a su rescate para evitar su quiebra con una inyección de 182.500 millones de dólares. A cambio de esa ayuda financiera, el Ejecutivo se hizo con una participación de 80% de AIG.

Una posible OPV de la filial asiática podría suponer unos ingresos para su matriz de unos 15.000 millones de dólares, según recogía el diario The Wall Street Journal.

Ampliación de capital

La compra por parte de Prudential, según Sky News, sería financiada con una ampliación de capital de unos 15.000 millones de libras (22.800 millones de euros), que sería totalmente suscrita por un grupo de bancos encabezados por Credit Suisse, HSBC y JP Morgan Chase. Credit Suisse, HSBC y Lazard son además asesores en la operación.

La oferta de Prudential podría animar a otras aseguradoras a lanzar sus propuestas de adquisición sobre AIA, según los analistas. Además de Prudential, AIA ha atraído el interés de Manulife Financial y Temasek Holdings.

Sin embargo, la operación tendría más sentido para Prudential dadas las sinergias y ahorros de costes que lograría. "En muchos mercados asiáticos, AIG y Prudential han sido número uno y número dos", señaló el analista Eamon Flanagan, de Shore Capital Group, a Bloomberg. "Si compra AIA, Prudential se convertiría en una fuerza absolutamente dominante en estos grandes mercados", agregó este experto.

AIG informó el pasado viernes que perdió 8.870 millones de dólares en el cuarto trimestre, ante la debilidad del negocio. El grupo advirtió también que necesitará ayudas adicionales por parte del Gobierno de Estados Unidos.

Apuesta por un mercado emergente

La compra de American International Assurance Company (AIA) se convertiría en una de las mayores operaciones de una empresa británica en Asia y situaría a Prudential como la mayor aseguradora extranjera en el continente.

AIA es considerada por los analistas como la "joya de la corona" de AIG, con activos gestionados por más de 60.000 millones de dólares y con cerca de 20 millones de clientes, casi un tercio del total del grupo estadounidense.

Las conversaciones, según Sky News, se han llevado a cabo desde finales del año pasado. Los expertos apuntan que negociar una operación de este tipo en paralelo a los planes de salida a Bolsa no es habitual, ya que priva a comprador y vendedor de contar con un criterio de valoración. Según los analistas, la colocación en Bolsa podría valorar AIA entre 20.000 y 40.000 millones de dólares, en función de la participación que se vendiera. Sin embargo, la avalancha de OPV en la Bolsa de Hong Kong ha podido inclinar a AIG a negociar la venta con Prudential.