Caso Icesave

Islandia renegocia su deuda con el Reino Unido y Holanda

Representantes del Reino Unido volvieron a reunirse durante el fin de semana con funcionarios islandeses para buscar una salida al caso Icesave, el conflicto generado por la quiebra de los bancos islandeses en 2009, que supuso unas pérdidas de 3.700 millones de euros para depositantes británicos y holandeses. La prensa islandesa informó de las nuevas negociaciones, que se producen después de que las últimas conversaciones fracasasen la semana pasada.

Ambas partes quieren buscar una salida antes de que Islandia someta a referéndum la ley del año pasado que establecía dichas compensaciones. La norma, que fue aprobada por el Parlamento, será sometida a las urnas el día 6, después de que el presidente del Gobierno atendiese una petición ciudadana al respecto. Si antes Islandia no llega a un acuerdo con el Reino Unido y Holanda, el referéndum probablemente rechace el pago de la deuda.

Ello dejaría en una situación complicada al ejecutivo islandés, que necesita inversión extranjera para reactivar la economía -que se contrajo el 7,7% el año pasado- y evitar un impago de deuda. El caso Icesave supone una barrera para recibir ayuda financiera del exterior y para acceder a los mercados internacionales de capitales. En este momento, el punto principal de la discrepancia es el tipo de interés que se aplica; en el acuerdo inicial la deuda se pagaba en 15 años al 5,5%; ahora Islandia pide un 2,75%.