Google China amplía su plantilla al reducirse el temor a un cierre

La sede de Google en China está contratando personal y los anunciantes regresan a medida que disminuyen los temores a que el Gobierno cierre las operaciones de la compañía después de que ésta amenazó con desafiar las normas de la censura.

La sede de Google en China está contratando personal y los anunciantes regresan a medida que disminuyen los temores a que el Gobierno cierre las operaciones de la compañía después de que ésta amenazó con desafiar las normas de la censura. "Las cosas se han estabilizado", dijo Vincent Kobler, director gerente de EmporioAsia Leo Burnett en Shanghai, que compra publicidad en representación de clientes en Google y en el líder del mercado chino, Baidu Inc.

De todos modos, Google tiene que resolver su futuro en China con rapidez para evitar rezagarse aun más en relación con Baidu, agregó. Seis semanas después de que Google dijo que planeaba dejar de censurar su página Web en el mercado de Internet más grande del mundo, la compañía contrata ingenieros, gerentes y personal de ventas.

La perspectiva del éxodo de Google, que según Kobler en un primer momento impulsó el gasto de los anunciantes en Baidu, ha disminuido a medida que los ejecutivos negocian formas de seguir operando en el país. "Los clientes han vuelto a tener en cuenta a Google para futuras campañas publicitarias", dijo Steven Chang, máximo responsable ejecutivo para China de ZenithOptimedia Group, que compra publicidad en la página de Google en nombre de distintas empresas.

Los clientes vuelven después de que Chang dijo que era probable que más del 20% de los clientes de Google en China se volcaran a proveedores alternativos de búsqueda como consecuencia del anuncio que hizo la compañía estadounidense el 12 de enero de que podría abandonar el mercado chino.

Baidu, que tiene sede en Pekín, pronosticó este mes que las ventas del primer trimestre crecerían más que las estimaciones de los analistas, mientras que el máximo responsable ejecutivo, Robin Lee, dijo que la confianza de los clientes en la empresa había aumentado luego del anuncio de Google. Algunos agentes de ventas de Google dijeron que los pedidos de publicidad en China cayeron un 50% cuando la compañía, que tiene sede en Mountain View, California, amenazó con cerrar su página Web local, informó China Business News el 29 de enero citando fuentes no identificadas.