Proyecta una inversión de 114 millones para generar 80 megavatios

FCC convertirá sus vertederos británicos en campos eólicos

Poco imaginaban los directivos del grupo de construcción y servicios FCC, allá por julio de 2006, que la adquisición del líder británico en la gestión de basuras, Waste Recycling Group (WRG), derivaría en una gran oportunidad de negocio en un campo bastante más glamouroso que el de los residuos.

Pero la crisis agudiza el ingenio. A la vista del auge de las energías alternativas se creo el área de negocio FCC Energía y la orden del presidente Baldomero Falcones de buscar sinergias entre divisiones y mercados ha terminado en un proyecto de decenas de megavatios eólicos a partir de los vertederos de WRG.

Ambas filiales están buscando emplazamientos entre más de un centenar de basureros propios en Inglaterra, Escocia y Gales para plantar aerogeneradores. Los presupuestos de inversión que maneja FCC alcanzan los 114 millones de euros. Pero más allá de la inversión, "lo relevante de la iniciativa reside en que no se conoce nada parecido", comentaban ayer desde la empresa.

FCC 9,88 1,32%

Esta aventura eólica, gestionada desde Madrid y Londres, parte con la intención de desarrollar 80 MW. Según comunicó ayer la compañía, tras analiza cada uno de los terrenos se iniciarán inmediatamente los trámites administrativos.

La nueva potencia instalada se añadirá a los 533 MW en renovables que FCC explota en España, Austria y Reino Unido. La previsión del área de Energía, que dirige Eduardo González, implica la presentación de los proyectos para su aprobación oficial a lo largo de este año. Entre tanto, en la jornada de ayer el personal directivo de WRG multiplicó esfuerzos para explicar esta iniciativa entre los posibles municipios afectados por las futuras plantas.

Esta subsidiaria 100% de FCC tiene el título de la mayor firma del Reino Unido en la gestión de basuras. Entre sus habilidades ya se encuentra la de la valorización energética a partir de la combustión de residuos en incineradoras.

Como muestra dos botones. La planta de Allington, en el condado de Kent, vende electricidad a la red. Y la de Eastcroft produce una energía térmica que calienta domicilios y oficinas de la ciudad de Nottingham.

FCC, por su parte, opera un total de 14 parques eólicos (422 MW) y dos centrales fotovoltaicas (20 MW) en España, además de tener en previsión la construcción de dos plantas solares más inscritas ya en el registro del Ministerio de Industria.

Como adelantó CincoDías, FCC maneja una idea en España similar a la que lanza ahora en Reino Unido. Se trata de utilizar las escombreras y canteras de su cementera Portland Valderrivas para sembrar sus terrenos de aerogereneradores y placas solares. Una idea a la que se suma la consecución de electricidad a partir del calor generado en los hornos de las propias fábricas.

Se trata de noticias que no mueven una cotización, pero que sirven para que una empresa como la que controla Esther Koplowitz salga reforzada de una crisis que está asolando a la que antaño fue su principal actividad: la construcción nacional.

La ventaja de trabajar en terrenos propios

Una de las grandes diferencias entre España y Reino Unido, en materia de gestión de residuos, es que aquí los vertederos suelen ser municipales y allí son de propiedad privada. Un punto que juega a favor de la nueva estrategia de WRG gracias a que dispone de más de 100 vertederos propios que puede optimizar a través de la instalación de campos eólicos. "Convertir vertederos en centrales de energía es absolutamente pionero porque en muy pocos casos se puede disponer con libertad del suelo, como sí está al alcance de WRG", explica FCC.

En todo caso, el requisito previo es llegar a acuerdos con los municipios afectados, algo en lo que ya trabaja la firma de FCC, y obtener las autorizaciones de la Administración.