Temible cambio de atril

Temible cambio de atril

¿Quién se lo iba a decir a Olli Rehn hace unos meses, cuando aspiraba a sustituir a Javier Solana y convertirse en el Alto Representante para Política Exterior de la UE? Pero una concesion a Londres por aquí, un candidato franco-alemán por allá, y el finlandés acabó heredando el atril de otro español. Un atril con vocación de diana en este arranque de la nueva Comisión Europea

El 10 de febrero, Rehn asumió la cartera de Asuntos Económicos y Financieros, ocupada hasta el día anterior por Joaquín Almunia. Y el legado del comisario saliente incluye el sonrojante expediente sobre Grecia, que a poco que Rehn pierda los nervios le puede llenar de números rojos el despacho.

La presión,de momento, se centra sobre Atenas. Pero el gobierno griego se puede revolver. Y muchos analistas y observadores, dentro y fuera de la península balcánica, empiezan a buscar en Bruselas a quienes han tolerado 10 años de desaguisado presupuestario a los sucesvios gobiernos griegos. No hace falta ser muy sagaz para intuir que el punto de mira se volverá hacia el departamento de Asuntos Económicos de la CE, cuya dirección le ha caído ahora en suerte (o en desgdracia) al pobre de Rehn.

El finlandés ha tenido mala suerte, porque parece ser que a Almunia no le hubiera importado continuar al frente del departamento económico. Pero el reelegido presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, decidió que nadie salvo él podía repetir mandato en el mismo puesto.

El calendario, de todos modos, ha juado de manera deliberada o casual en contra de Rehn. Eurostat, la oficina de estadísticas de su departamento, estuvo en la inopia hasta que el 21 de octubre del año pasado, el nuevo gobierno griego revisó el déficit de 2008 del 5% al 7,7%. Y la previsión para 2009, del 3,7% ¡al 12,5%! (los símbolos de exclamación son míos, pero deberían ser de Eurostat). Para esa fecha, a Almunia sólo le quedaban 10 días de un mandato que expiró el 31 de octubre.

Pero el almanaque preparaba otra mala pasada a Rehn. El demoledor informe de Eurostat sobre el desastre contable y presupuetario de Grecia lleva fecha de 8 de enero de 2010, pero no se difundió hasta el día 12 de ese mes. Justo el mismo día en que Rehn se sometía a examen para su nuevo puesto en el Parlamento Europeo y un día antes de que Almunia hiciera lo propio para el suyo (Competencia). ¿Buscaba la Comisión que el documento llegase en un momento de aparente vacío institucional? Quién sabe. Pero parece claro que la Comisión no logrará escapar de su parte de responsabilidad.

Foto: Olli Rehn (Comisión Europea, 2009).

Normas
Entra en El País para participar