Nueva generación de plantas nucleares

Obama relanza el plan nuclear con avales a nuevas inversiones

Barack Obama dijo en el discurso del Estado de la Unión que el país necesita "construir una nueva generación de plantas nucleares, limpias y seguras". Ayer dio el primer paso para relanzar este tipo de energía mediante la concesión de una garantía para créditos por valor de 8.000 millones de dólares (unos 5.800 millones de euros) a favor de una empresa, Southern Co. Esta eléctrica quiere ampliar una planta en Georgia con dos reactores más. Será el primer paso para aumentar producción nuclear en un país en el que hace tres décadas que no se hace ninguna planta nueva de este tipo.

El apoyo del Gobierno permitirá, según Obama, "crear miles de puestos de trabajo de construcción en los próximos años y 800 permanentes".

Los avales son una promesa de que el Gobierno asumirá las obligaciones de Southern si incumple los pagos de la deuda que necesita para el proyecto. Hasta ahora, Wall Street no ha sido favorable a financiar este tipo de inversiones porque son muy caras, se suelen desviar de los presupuestos y suponen mucho riesgo. Es un problema que el aval trata de minimizar. Los fondos son los primeros que salen de una partida de 18.000 millones de aprobada en 2005, durante el mandato de George Bush, para dinamizar el sector nuclear (que provee al país del 20% de su energía). Obama ha pedido en su proyecto de presupuesto para 2011 elevar esta cantidad hasta 54.000 millones.

El presidente admitió que el relanzamiento de la energía nuclear tiene muchos detractores pero pidió que se considerara el progreso que esta supone y recordó la posición de otras potencias como Francia y Japón además de las inversiones que están haciendo China e India. Obama, que ha cancelado un controvertido proyecto de cementerio nuclear en Nevada, concedió que hay que mejorar el tratamiento de los residuos y va a crear una comisión para estudiar qué hacer con ellos.

Barbecho nuclear

En 1996 entró en funcionamiento el último de los 104 reactores de EE UU. Fue un proyecto que tardó años en ponerse en marcha y sus obras se iniciaron años antes. Desde que se produjeran dos accidentes, en 1975 y 1979, el sector ha estado casi en barbecho.