Tribunales

Citibank asegura que informó siempre de los riesgos de los productos Lehman

El representante legal de Citibank José Pons defendió hoy que el banco sólo colocó productos estructurados vinculados a Lehman Brothers cuando se ajustaban al perfil inversor de los clientes y que fueron advertidos de los riesgos que conllevaban en el momento de la contratación.

Durante la primera sesión del juicio que afronta Citibank en España por las pérdidas de 3,2 millones causadas a 122 clientes por productos de Lehman, afirmó que la operativa del banco consistía en que los comerciales, tras haber hecho una "recomendación" de contratación, "explicaban los riesgos inherentes al producto y el cliente firmaba a la vez una orden de compra y un contrato en el que aparecían desglosados todos los riesgos".

Entre esos riesgos figuraba la posibilidad de quiebra del emisor (Lehman), por lo que el responsable de productos de inversión de Citibank consideró que los clientes estaban avisados de que podían perder su inversión, como así fue tras el hundimiento del banco, en septiembre de 2008.

"En todos los productos aparece reflejado en el contrato el riesgo de crédito asociado a la figura del emisor", afirmó a preguntas de los despachos Jausas y Zunzunegui, que asesoran a los afectados.

Citibank, asesorado por Allen & Overy, se enfrenta en este juicio a la primera demanda colectiva en España por los perjuicios causados por la quiebra de Lehman, ya que hasta ahora sólo ha hecho frente a dos procesos de inversores particulares en Valencia y Málaga, que se han resuelto de forma favorable al banco.

Según los dos despachos, la operativa descrita por el representante de Citibank vulneraría el contrato de comercialización firmado en agosto de 2006 con Lehman, que obligaba a avisar por escrito a los clientes de los riesgos que podían conllevar los productos, y siempre de forma anterior a la contratación.

Además, los abogados Fernando Zunzunegui (Zunzunegui) y Jordi Ruiz de Villa (Jausas) sostienen que ese contrato generaba un conflicto de intereses con el papel de Citibank en EEUU, donde era emisor de los bonos de Lehman.

El representante de Citibank negó que los clientes estuvieran obligados a adquirir productos de Lehman para poder acceder a la máxima rentabilidad ofrecida por el "Depósito Bestial", que contrataron los demandantes.

No obstante, reconoció que los productos estructurados generaban mayor beneficio que los depósitos, aunque su peso no debía exceder del 30% de las inversiones de un cliente que tuviera todos sus ahorros en Citibank.

Jausas y Zunzunegui creen que el banco comercializó de forma incorrecta los productos vinculados a Lehman con el objetivo de lucro propio y sin atender a los intereses de los clientes, que mayoritariamente invirtieron cantidades pequeñas (unos 3.000 euros), cuando otras entidades exigían cuantías superiores al estar dirigidos a inversores cualificados por su alto riesgo.

En el interrogatorio también se abordó la cualificación que tienen los comerciales de Citibank, que según los demandantes se presentaban como asesores sin tener la certificación de la Asociación Europea de Asesoría y Planificación Financiera.

Pons sostuvo que los comerciales cuentan con una certificación de la entidad que asegura que poseen la formación exigida y cumplen las políticas del banco para comercialización de productos.

En cuanto a su función de asesoramiento, reconoció que hacen una "recomendación" al cliente, por lo que puede tener la percepción de que estaba siendo asesorado.

El juicio se reanudará el 22 de febrero, con la declaración del representante de cumplimiento legal de Citibank, Alberto Pascual.