La petrolera negocia para ceder a la cadena la sintonía de 'El Tiempo'

Repsol buscó el indulto de su publicidad en TVE

Repsol buscó el indulto de su publicidad en TVE
Repsol buscó el indulto de su publicidad en TVE

Uno de los daños colaterales más visibles de la desaparición de los anuncios en las dos cadenas públicas de televisión es el que ha afectado a Repsol YPF. En la memoria colectiva quedará por mucho tiempo la imagen de la petrolera patrocinando (en sus distintas versiones de primavera, verano, otoño e invierno), la información meteorológica que sigue a los telediarios. El espacio de mayor audiencia en cualquiera de las cadenas, por delante de los deportes. También de los más caros: mil euros por cada segundo, con una media de 20 segundos por anuncio.

Esa ventana al mundo a la que se ha venido asomando la compañía desde 1986 desapareció, sin más, el pasado 1 de enero, tras la decisión del Gobierno de eliminar la publicidad del ente público. Sin embargo, en Repsol no se dieron por vencidos y antes de que se materializara esta decisión reclamó el indulto para su patrocinio de El Tiempo, como ya ocurriera en su día con el toro de Osborne cuando fue prohibida la publicidad en los laterales de las carreteras. En ellos sigue presente la oscura silueta.

Fuentes de Repsol aseguran que la petición fue tramitada, sin éxito, a través de su central de medios, Media Planing. Pero la historia no terminó ahí: ¿Qué ocurriría con la sintonía de El Tiempo propiedad de Repsol y que resulta tan familiar a los televidentes desde hace años? Los servicios jurídicos de TVE se pusieron en contacto con los responsables de la petrolera para proponerles la compra de los derechos de autor.

REPSOL 14,31 0,67%

Antes de dar una respuesta, Repsol realizó un estudio de mercado para averiguar si los ciudadanos asociaban esta música a la información meteorológica o a su propia marca. El resultado fue contundente: para los españoles las notas musicales de ese espacio están ligadas a las isobaras y le suenan a sol, lluvia o viento.

Por tanto, Repsol decidió vender la sintonía a TVE, a la que permite mientras tanto seguir utilizándola, para lo que inició un proceso de negociación "totalmente amistosa", según fuentes del grupo.

El contrato

Sin embargo, la firma de un acuerdo no se ha podido cerrar aún debido al "extravío" del contrato que le fue traspasado a Repsol en los años noventa por su agencia de publicidad, a la sazón Tiempo-BBDO. La petrolera tiene en su poder la partitura de la música, "amarilleada por el tiempo", y las facturas de haber pagado religiosamente los derechos a la Sociedad General de Autores (SGAE).

Sin embargo, según los abogados, la transferencia no es posible sin el contrato, que podría ser localizado a través de la citada agencia. Una anécdota en el proceso, al que todos auguran un buen final.

Casi un cuarto de siglo ofreciendo el tiempo

En 1986, Repsol presentó un novedoso proyecto de patrocinio para el espacio dedicado a la información del tiempo en el telediario, del que estaba separado en aquellos años por un intervalo publicitario. Se trataba de un patrocinio fijo con un contrato que le permitía vender su imagen de marca en un momento decisivo para la compañía que, por entonces, hizo su primera salida a Bolsa. Su principal competidora, Cepsa, se quedó sin el preciado patrocinio, aunque también lo deseó.

Repsol les ofrece el tiempo fue todo un éxito en un momento de audiencias masivas cuando el ente público carecía de competidores. En la década de los noventa, tras la irrupción de la nuevas cadenas privadas, la compañía tuvo que cambiar la estructura de patrocinio, pues se introdujeron bloques de anuncios entre el fin del telediario y el tiempo. Grandes compañías, como Ford, Toyota, Caja Madrid o Gas Natural, se colaron en un espacio, del que Repsol obtuvo exclusividad a partir de 2004, tanto en las dos cadenas públicas como en la TV3 catalana.

El fin de la publicidad ha puesto fin a casi un cuarto de siglo de relación y los espectadores se han quedado sin un referente publicitario en el espacio de mayor audiencia. Por el momento, Repsol ha decidido tomarse otro tiempo, en este caso para analizar la situación (es un momento de cambios en el sector televisivos con fusiones en marcha o a la vista) y ver si le interesa o no optar al patrocinio en otra cadena.