De abril a marzo de 2011

La Naval plantea un ERE escalonado a un año para el 58% de la plantilla

La dirección del astillero vizcaíno de La Naval ha propuesto hoy a los sindicatos un Expediente de Regulación de Empleo que se aplicaría de forma escalonada a lo largo de un año y que afectaría "a un máximo del 58%" de la plantilla actual, según ha informado la empresa.

Fuentes sindicales, sin embargo, han expresado su temor a que este expediente pueda acabar afectando a la totalidad de la plantilla, que en este momento está compuesta por 410 empleados, a los que se suman cerca de 1.250 de las empresas auxiliares.

El ERE, según ha informado la empresa en un comunicado, se aplicaría de forma escalonada de abril de este año a marzo de 2011. En cada periodo establecido, abril-junio, julio-septiembre, octubre-noviembre y diciembre-marzo, se verían afectados un número distinto de trabajadores, a los que se suspendería el contrato.

El objetivo del ERE, según la compañía, es "preservar los intereses del conjunto de la empresa (propietarios y trabajadores)" y su implantación se irá adaptando a "la evolución de la carga de trabajo del astillero".

Se trata, según la dirección, de mantener esta situación "excepcional" el menor tiempo posible y reincorporar a sus puestos a los trabajadores afectados según vayan entrando nuevos proyectos.

Este será el primer ERE de La Naval tras ser privatizada en 2006. El astillero, especializado en buques de alta tecnología, cuenta con carga de trabajo hasta el primer trimestre de 2011. Se encuentra trabajando en varios nuevos proyectos que "espera que se vayan concretando a lo largo de los próximos meses".

Entre ellos figura un barco para un armador alemán para el que el astillero vizcaíno tiene todos los aspectos ultimados, incluida la financiación propia, y que está a la espera de la decisión definitiva por parte del cliente.

El ERE presentado por la empresa, según han explicado fuentes sindicales, se ha previsto sin tener en cuenta la entrada de nuevos proyectos.

En la actual situación, según ha explicado en la reunión de hoy, hay áreas de la empresa, como la oficina técnica o el taller de corte de acero, que podrían comenzar a quedarse sin trabajo a partir del próximo mes.

CCOO, a través de un comunicado, ha emplazado a Construcciones Navales del Norte (CNN), la empresa propietaria del astillero, a que, antes de entrar a negociar ninguna medida, ponga sobre la mesa "garantías que protejan el empleo estable y un plan para buscar soluciones a los trabajadores de las industrias auxiliares".

Este sindicato ha recalcado que el "agotamiento" de la carga de trabajo "no es culpa de los trabajadores de la empresa principal ni de las industrias auxiliares", las cuales, desde la privatización de Izar en 2006, "han realizado enormes esfuerzos para contribuir a la competitividad del astillero y para finalizar a tiempo los diferentes buques".

CNN, según CCOO, "debe ahora corresponder estos esfuerzos con un plan que asegure el mínimo impacto económico y respete el nivel de empleo de las instalaciones".

CCOO ha urgido a la dirección de la compañía a "intensificar las gestiones comerciales y financieras necesarias para conseguir nueva carga de trabajo".

El pasado día 9 La Naval entregó al armador belga Jan de Nul el buque minero (fall pipe) "Simon Stevin", el último barco finalizado en la factoría de Sestao, de 191 metros de eslora y 35.000 toneladas de peso muerto.

El barco, botado en marzo del pasado año, está diseñado específicamente para trabajar en los fondos marinos, cubriendo con grandes rocas las zanjas abiertas para el tendido de cableado o gasoductos.

En la actualidad el astillero trabaja sobre dos proyectos, dos dragas de succión: la "Leiv Eirkson", que ya está en la ría, comenzará las pruebas de mar a finales de marzo y su entrega está prevista a lo largo del mes de abril; la segunda nave se encuentra todavía en las gradas del astillero, su botadura está prevista para junio y su entrega para febrero de 2011.