James Sene. Fundador de Bettymovil

"El ocio a través del móvil es el futuro"

Ha recuperado la popular 'porra' para apostar a través del móvil. Pero sin dinero, sólo se ganan puntos que se canjean por viajes exóticos.

Le gusta más "generar" negocios que desarrollarlos. Su apariencia tranquila y sosegada esconde un carácter inquieto y un currículum extenso a sus 39 años. Nacido en Dakar (Senegal), pasó por Francia, donde se convirtió en licenciado en Matemáticas, Ciencias Físicas y en técnico superior en Bioquímica y Biotecnología. Pero conoció a su futura mujer y se trasladó a Barcelona, en tiempos de los Juegos Olímpicos de 1992. Ha pasado por el grupo americano IMG y el FC Barcelona, club para el que lanzó la web y el embrión de su televisión temática. En 2007 nace Bettymovil.

A pesar de su formación, no ha ejercido de bioquímico...

Conozco mucha gente que ha estudiado genética y carreras similares, pero que no han trabajado en estas disciplinas. Sin embargo, todos tienen un nivel de creatividad, como si fuera un denominador común, una inercia en buscar cosas que no existen. Esto es lo que siempre me ha gustado: investigar cosas que aún no existen, lanzarlas al mercado y profesionalizar la gestión.

Usted entró a formar parte del proyecto olímpico de Barcelona muy joven. ¿Hay que tener capacidad de liderazgo para dirigir equipos?

Con 21 años me encontré dirigiendo a 47 personas, algunas de las cuales me doblaban la edad, liderando al equipo de voluntarios encargado de la implementación y supervisión de los canales de ocio para los deportistas. Pero la verdad es que en la organización de los Juegos Olímpicos existió una gran ilusión que nos unía a todos. Y fue una gran escuela para el futuro.

Después se ha dedicado al desarrollo de nuevas tecnologías...

En el FC Barcelona relancé la web (que en el primer año consiguió 1,2 millones de visitantes), la venta de entradas por internet y el servicio Asiento Libre, aplicaciones que en su conjunto incrementaron los ingresos de taquilla del club en un 17%.

Y al final llegamos a Bettymovil.

Sí, es la última idea. Se trató desde el primer momento de desarrollar un proyecto de apuestas a través del móvil. Aproveché mi relación con Telefónica de cuando estaba en el Barça. El reto ha consistido en lograr una aplicación estándar de sistemas avanzados compatible con los más de 20 sistemas operativos de móvil que existen en la actualidad. Y además, hemos conseguido que tenga la cualidad de aumentar su capacidad sin perder la calidad de sus servicios y sin límite de usuarios.

¿Es un sistema pionero?

Hasta el momento sólo se podía apostar a través del móvil por medio de una versión adaptada de la web de las casas de apuestas, lo que suponía problemas de navegabilidad y de cobro y pago. En Bettymovil hemos conseguido crear una aplicación específica que integra los diferentes sistemas, permite gestionar la información en tiempo real con una manera de funcionar fácil y segura. Técnicamente, la plataforma que hemos desarrollado es un agregador de contenidos para móvil con tecnología wap y entorno Java, ejecutado íntegramente en España.

¿Cómo funciona?

Cualquier personal que disponga de un móvil puede divertirse intentando averiguar quién ganará un partido de fútbol, tenis, Fórmula 1 e incluso un concurso de televisión. Una vez descargada la aplicación, el usuario debe escoger el deporte o el evento cultural en el que quiere jugar. A través de un mensaje SMS se escoge la opción. La apuesta va directamente a la casa de apuestas y, si se gana, ésta garantiza el cobro en un plazo no superior a 72 horas. El pago es sencillo, porque se puede hacer en el recibo de teléfono.

Pero el cliente no gana dinero...

Se obtienen puntos. Lo pensamos para que la gente viera que se trataba de ocio bajo la fórmula de jugar para divertirse. Los puntos se cambian por regalos en la web, lo que ha demostrado ser un gran éxito, puesto que hemos tenido hasta 3.000 usuarios al día. Además, hemos recuperado la tradicional porra, la microapuesta, que es un tema muy social. Todo el mundo juega contra una base de puntos. Hay que tener en cuenta que tenemos todos los temas de seguridad previstos, como, por ejemplo, identificar a los menores de edad, a través del contrato del móvil. Incluso existen unos límites de apuestas a la semana.

¿Y qué regalos se obtienen?

Tratamos de tener un catálogo de experiencias a las que es difícil acceder. Desde un curso personalizado de espía a una ruta en canoa o un vuelo en un avión caza soviético. También se puede participar en una carrera de retroexcavadoras o poder conocer a un artista de renombre.

¿Y esto aporta negocio?

En internet todo es prácticamente gratis. En cambio, con el móvil pagas desde el primer minuto. Creo que el ocio a través del móvil es el futuro. Hemos cerrado siete licencias, cuatro de ellas en África, una en América Latina, otra en Europa y una última en Asia.

En cualquier caso, ustedes han cerrado dos rondas de financiación con inversores. Tal como está el sector del capital riesgo, no está mal...

Y estamos preparando la que sería tercera, en un plazo de año y medio. En las dos primeras rondas levantamos un total de cuatro millones de euros. Contamos con la participación de las sociedades Videnci Group, Mangrove y Nauta Capital, así como de un grupo de inversores provenientes del entorno profesional.

¿Bettymovil puede diversificarse en otras actividades?

Tengo muchas cosas en la cabeza, puesto que aún se pueden hacer muchas cosas a través del móvil. En cambio, en internet ya no existe tanto margen. Ha ganado Google. Pero, por ejemplo, estamos pensando una versión de la plataforma que permita que el cliente cree un campeonato en el barrio con sus amigos. Quien gane o pierda paga la cena a los demás. Los servicios que se pueden ofrecer son sofisticados, como un sistema de geolocalización a través del móvil. Se trataría de un sistema que consigue identificar el perfil del usuario con alertas cuando se acerca a una tienda o a unos grandes almacenes que le interesan por su perfil.