Números rojos de -3.068 millones de euros

Renault entró en pérdidas en 2009 y prevé otro año díficil en 2010

Carlos Ghosn corre suerte dispar con las dos automovilísticas que preside. Nissan anunció esta semana que volvió a la rentabilidad en su tercer trimestre fiscal y que revisa al alza sus previsiones para el conjunto del ejercicio. Renault, sin embargo, ha seguido una suerte dispar en 2009. El fabricante francés anunció ayer que entró en pérdidas en el año pasado, con unos números rojos de -3.068 millones de euros. La empresa experimentó una mejoría en la segunda mitad del año, en la que perdió 365 millones. Del total de pérdidas, 1.561 millones provinieron de las empresas asociadas (Nissan, Avtovaz y Volvo). La facturación se redujo en un 10,8%, hasta 33.712 millones, tanto por el descenso del 3,1% de las ventas como por la reducción del precio medio, lo que tuvo un impacto negativo de 2,8 puntos.

La Bolsa penalizó ayer a la compañía con una caída del 5,4%, hasta 31 euros. Pero los números rojos del ejercicio no fueron la única causa de la debacle. En su discurso, Ghosn eludió aventurarse a pronosticar un beneficio para este ejercicio, y vaticinó que "será un año difícil" para su empresa. En su opinión, el mercado europeo va a sufrir un descenso de ventas del orden del 10%.

En todo caso, el directivo se felicitó de haber logrado que la compañía conservase un flujo de caja positivo, el "objetivo prioritario" para el ejercicio.

RENAULT 36,27 -1,93%