Han tramitado la solicitud a través del Parlamento

ERC e ICV piden al Gobierno el contrato con Francia sobre los residuos de Vandellós

Los partidos minoritarios catalanes han recurrido al Parlamento para pedir al Gobierno el contrato que mantiene España (a través de Enresa) y Francia (Areva) para el reprocesamiento y custodia de los residuos de la desmantelada Vandellós I. Estos desechos se guardarían en el futuro ATC.

El grupo parlamentario ERC-IU- ICV ha solicitado al Gobierno el contrato firmado en su día con Francia, según el cual, el grupo público galo Areva se ocuparía de reprocesar los residuos radiactivos de la central de Vandellós I (cerrada en 1989 tras un grave accidente) y de almacenarlos hasta 2011. Esta petición ha sido cursada por estos partidos a través del Parlamento, que tiene 20 días hábiles para dar responder.

El contrato con Francia ha salido a la palestra en las últimas semanas a raíz del concurso convocado por Industria para albergar el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares, que cuenta con ocho municipios candidatos. Uno de los argumentos para defender la construcción del ATC es que, según la información de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), a partir del 1 de enero de 2011, por cada día de retraso, España tendrá que pagar 60.000 euros diarios. Sin embargo, según adelantó CincoDías, se trata de una fianza que después sería devuelta a España tras el cobro de un millón de euros por coste anual de almacenamiento. El contrato se prorrogaría durante cinco años en estas condiciones.

Sea como fuere, estos partidos catalanes, que se oponen a que el cementerio nuclear se instale en el municipio de Ascó, quizás el más firme candidato a su instalación, han solicitado el contrato. De recibirlo, algo a lo que se oponen el Gobierno y Enresa, alegando que no lo permite la otra parte contratante, podría hacerse de forma confidencial, pues sólo se podría hacer público si la solicitud se tramita a través de una iniciativa parlamentaria, que precisaría el apoyo de la mayoría.

Enresa se opone a la entrega del contrato por respeto a la otra parte, Areva

Originalmente, el contrato fue firmado por Hifrensa (antigua propietaria de Vandellós I) con Cogema (antecesora de Areva, el fabricante francés de reactores atómicos). Enresa se lo subrogó posteriormente cuando, tras el accidente, le fue traspasada la central para su desmantelamiento.

Los residuos de Vandellós están almacenados en el ATC francés de La Hague. Tras el reprocesamiento del uranio y del plutonio, que fueron separados de las barras del combustible gastado, quedarían unas 600 toneladas de residuos de larga vida y alta radioactividad que están cristalizadas. Esos desechos son los que se transportarían al futuro ATC español, que entraría en funcionamiento en cinco años.

Fenosa traspasa Zorita a Enresa para su desmantelamiento

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) se hará hoy con la titularidad de la central nuclear José Cabrera, en Almonacid de Zorita (Guadalajara), hasta ahora propiedad de Gas Natural-Unión Fenosa. El traspaso se producirá oficialmente en la propia instalación y será el primer paso para proceder al desmantelamiento de la planta, que Gas Natural heredó (ya cerrada) de Unión Fenosa, tras la fusión con la eléctrica.

Zorita, la primera central nuclear construida en España, paró por decisión del Gobierno el 30 de abril de 2006, tras 38 años de funcionamiento y dos antes de que acabara su vida de diseño.

El cierre se produjo tras un descenso progresivo de la producción y tras los dos años reglamentarios para el enfriamiento del reactor, Enresa podrá desmantelarla como ya ha hecho con Vandellós I.

Plutonio

Uno de los misterios que pretenden desvelar los solicitantes del contrato hispano-francés de residuos es si el plutonio extraído de los mismos se queda en manos de Francia o pasa a ser propiedad española. Los desechos pasarán a ser almacenados en el futuro ATC.