Registra su primera caída anual de ingresos desde 2003

El primer directivo de SAP dimite al no lograr incrementar las ventas

Léo Apotheker, consejero delegado del gigante alemán de software empresarial, dimitió ayer de forma inesperada. La compañía, que encara una dura competencia con Oracle, sufrió bajo su dirección la primera caída de ingresos desde 2003, y el consejo de administración decidió no ampliar su mandato, que concluía a finales de año.

Sólo siete meses ha durado Léo Apotheker al frente de SAP. El directivo, que asumió el control completo del grupo alemán en mayo de 2009, presentó ayer su dimisión, después de que el consejo de administración decidiera no ampliarle su mandato. El descontento de clientes, empleados e inversores parece haber sido determinante en esta decisión, según algunos observadores de esta industria.

Para empezar, Apotheker, que ha estado más de 20 años en la empresa, fracasó el pasado ejercicio en su empeño por incrementar los ingresos del líder mundial en software de gestión empresarial. En el cuarto trimestre de 2009 cayeron un 12% hasta los 727 millones de euros. Mientras, en el conjunto del año, la facturación descendió un 8% hasta los 10.670 millones y su beneficio se redujo un 9%, hasta los 2.000 millones. Los ingresos por licencias de software se desplomaron un 28%, después de crecer durante años.

Tampoco las acciones de SAP, que ayer cayeron un 2,5% en la Bolsa de Fráncfort, han tenido el recorrido deseado por los inversores. Sus títulos habían subido durante el último año un 14%, muy lejos del 35% de revalorización que habían experimentado los de su más directo rival, Oracle. Por si fuera poco, el pasado 1 de febrero el sindicato alemán IG Metall publicó el índice de satisfacción de los empleados de SAP, que había caído 15 puntos en relación a la anterior medición.

La multinacional emitió ayer un comunicado en el que explicó que la marcha de Apotheker es "de efecto inmediato" y que el director de ventas, Bill McDermott, y el de desarrollo de productos, Jim Hagemann Snabe, que ya son miembros del consejo, compartirán puesto como consejeros delegados. Además, el director de tecnología, Vishal Sikka, pasará a formar parte del consejo.

La nueva organización permitirá a la compañía "alinear mejor la innovación de los productos con las necesidades de los clientes", dijo Hasso Plattnerl, presidente, cofundador de SAP y su mayor accionista (con un 10,41% de los títulos). "Su desafío está en ver qué hace en los próximos cinco años. Necesitan tener una visión más convincente. Hace diez años tenían la capacidad de enganchar al mercado, pero con sus mensajes actuales no logra llegar a nadie", apuntó a Bloomberg Thomas Otter, analista de Gartner y antiguo empleado de SAP.

Lo cierto es que la recesión económica ha afectado mucho al software empresarial paquetizado, según apuntan a CincoDías algunos observadores. "La diferencia es que Microsoft y Oracle, dos de sus rivales, están diversificados, pero SAP no. Además, ésta tampoco tiene un claro modelo de software como servicio, que podría haberle ayudado a recortar la caída". El relevo de Apotheker tiene, pues, mucho que ver con los malos resultados, pero también con la falta de visión. Los analistas creen que ha reaccionado mal y tarde para ganar el terreno perdido.

¿Compra a la vista?

Peter Goldmacher, analista de Cowen & Company, dijo a Blooomberg que "SAP no es competitiva como empresa independiente. Necesita ser comprada, aunque la dirección de SAP agotará antes cualquier oportunidad". Otro analista cree que lo que necesita SAP es una fuerte reestructuración a nivel producto y estrategia, "porque las megainstalaciones millonarias de software ya no funcionan y menos en tiempos de crisis. Si lo logra, seguirá siendo un líder".