Empieza a curar sus heridas

CCM recorta sus pérdidas en 2009 un 30%, hasta 350 millones

Caja Castilla La Mancha (CCM) empieza a curar sus heridas. La entidad, intervenida por el Banco de España en marzo de 2009, ha cerrado ya sus cuentas del pasado ejercicio. La caja ha logrado reducir cerca de un 30% las pérdidas individuales, frente a 2008, a la espera de recabar datos de empresas participadas para elaborar los resultados consolidados.

De acuerdo con fuentes del mercado, la firma de ahorro acabó el año pasado con unos números rojos de unos 350 millones de euros, frente a los 509 millones del ejercicio previo. Ahora, el objetivo es sanear al máximo los datos de participadas, de cara a la plena integración con Cajastur, que se culminará al final del primer semestre de 2010.

En términos de morosidad crediticia, la caja terminó diciembre con una tasa del 14,9%, frente a la ratio máxima, del 17,35%, que se alcanzó en junio. El plan Recupera, puesto en marcha a mitad de ejercicio, ha conseguido el recobro de 3.600 millones (el objetivo inicial era de 3.000 millones). Durante 2010, la intención de la entidad es rebajar la factura de créditos dudosos en otros 500 millones, y dejar la tasa de mora en el 12,5%.

En cuanto a los recursos de clientes, que sufrieron una sangría de 840 millones entre enero y abril, se repusieron a lo largo del segundo semestre, y han cerrado el año con ligero aumento. Mientras tanto, la inversión crediticia ha caído en cerca de 400 millones (-2%), en línea con el objetivo marcado por los interventores del Banco de España de ir reduciendo el balance de la entidad.

Asamblea en mayo

Aunque todavía no se ha establecido una fecha definitiva para la celebración de la asamblea general que ratifique la absorción de CCM por parte de Cajastur, fuentes consultadas vaticinan que "hasta mayo" será muy difícil que tenga lugar.