La entidad gana 1.510 millones en 2009

La Caixa provisiona 2.092 millones y consigue controlar la morosidad

La Caixa obtuvo un beneficio atribuido en 2009 de 1.510 millones de euros (-16,2%), después de dedicar 2.092 millones a provisiones. Pese a la dificultad del ejercicio, la mayor caja española ha logrado mantener bajo control la morosidad, que se situó en el 3,42%.

Un día después de que los mercados asestaran un duro varapalo a los grandes bancos españoles, la mayor caja del país presentaba resultados. Su presidente, Isidro Fainé, y su director general, Juan María Nin, relativizaron la importancia de la volatilidad bursátil e insistieron en un mensaje optimista para 2010.

Aunque 2009 ha sido uno de los ejercicios más duros que ha vivido la caja con sede en Barcelona, según explicó Nin, La Caixa ha logrado salir bien parada y, además, preparar las bases para su futuro crecimiento.

La firma catalana obtuvo un beneficio atribuido de 1.510 millones de euros, lo que supone una caída del 16,2% respecto a las ganancias de 2008. La principal causa del recorte, como en el caso de la mayoría de bancos y cajas españoles, es la fuerte dotación de provisiones.

MÁS INFORMACIÓN

Con cargo a 2009, La Caixa destinó 2.092 millones de euros a saneamientos. Además, dispuso para este cometido de otros 729 millones provenientes del ejercicio anterior, sumando en total 2.821 millones. De esta cuantía, el 88% se destinó a dotaciones específicas (las que se crean cuando un crédito entra en mora). El resto, fue a parar a fondos para próximas prejubilaciones y provisiones para la depreciación de inmuebles, entre otras partidas.

La Caixa ha podido acumular esta abultada hucha para cubrirse ante próximas contingencias gracias a la buena marcha de su negocio bancario. Su margen de intereses (la diferencia entre lo ingresado por prestar dinero y lo pagado por conseguir fondos), aumentó un 12,1%, hasta 3.932 millones. En inversión crediticia, registró una subida de 1.603 millones (+0,9%) y en recursos de clientes se estancó. "No hemos querido entrar en la guerra del pasivo", apuntó Nin. "No nos interesaba". El margen de explotación (que añade los ingresos por comisiones, participadas y dividendos, y detrae gastos) también subió un 12,3%, hasta 3.565 millones.

Los máximos responsables de La Caixa también se refirieron a la evolución de la morosidad. Aunque comenzó el ejercicio con una brusca subida, la ratio de mora cerró 2009 en el 3,42%, frente al 5,05% que tenía el conjunto del sector en noviembre. Sin embargo, Nin avisó sobre una "segunda oleada de morosidad de pequeños promotores" en 2010, aunque será menos severa que la de 2008. Respecto a la gestión durante el año en curso, Nin descartó la venta de sucursales para conseguir recursos, aunque reconoció que los estudios ya se habían realizado.

En el capítulo dedicado a Criteria, la filial de participaciones industriales de la caja, Nin resaltó la importancia del vehículo "como factor anticíclico". La Caixa se anotó 840 millones (+17%) por la evolución de sus inversiones, fundamentalmente por Criteria.

El holding realizó dos importantes inversiones en 2009: participó con 1.313 millones en la ampliación de Gas Natural y destinó 652 millones para subir su participación en el austriaco Erste Bank. Preguntado por Repsol, el presidente de La Caixa, Isidro Fainé, respaldó la gestión de Antoni Brufau y negó que el paquete de la caja en la petrolera, que suma el 14% a través de diversas vías, esté en venta. Al referirse a las participaciones industriales, Nin criticó la nueva regulación que se está elaborando en materia de solvencia, por aumentar en exceso los requerimientos de capital asociados a este tipo de inversiones. "Estamos trabajando para evitar que salgan adelante", apuntó.

La alta dirección de la caja se reduce el sueldo un 0,9%

Los miembros del consejo de administración de La Caixa con tareas ejecutivas (básicamente, el presidente, Isidro Fainé, el director general, Juan María Nin y la alta dirección) percibieron en 2009 una remuneración total de 24,02 millones de euros, lo que representó una reducción del orden del 0,9% sobre el ejercicio anterior. Según el informe de gobierno corporativo depositado en la CNMV, los sueldos y otro tipo de emolumentos totalizaron 18,47 millones. Por otra parte, Fainé se alineó el viernes con las recientes declaraciones del presidente de Grupo Santander, Emilio Botín, sobre la situación de la economía española. Afirmó que "Botín es el rey, yo soy un vasallo, y lo que diga lo suscribo".