Fomento asumirá la organización del servicio

Blanco justifica la decisión de los controladores para que los "costes sean asumibles"

El ministro de Fomento, José Blanco, justificó hoy la aprobación del Real Decreto Ley aprobado para regularizar la situación del control de la navegación aérea por razones de "efectividad" y para que los "costes sean asumibles".

María Teresa Fernández de la Vega junto con José Blanco
María Teresa Fernández de la Vega junto con José Blanco

Blanco explicó que estas circunstancias no estaban garantizadas en este momento y añadió que ante la falta de acuerdo con los controladores aéreos para la firma de un nuevo pacto se ha tenido que adoptar una decisión que resuelva el conflicto.

El ministro dejó claro en su intervención posterior al Consejo de Ministros que se ha intentado alcanzar un acuerdo a través de más de 65 reuniones, pero que los controladores han presentado unas propuestas que han agravado la situación.

Blanco destacó entre esas propuestas las de un aumento de los salarios que no son "tolerables" porque una empresa pública no puede pagar sueldos millonarios cuando "se está pidiendo a los españoles "austeridad".

USCA iniciará acciones legales

El Consejo de Ministros aprobó hoy un Real Decreto ley en virtud del cual se transfiere al Ministerio de Fomento la organización de trabajo de los controladores aéreos. El sindicato USCA anunció que iniciará las acciones legales necesarias para defender la vigencia del marco legal del Convenio del Colectivo en vigor

En virtud del dicho decreto, publicado de urgencia en el BOE Fomento podrá designar "nuevos proveedores" para los servicios de navegación aérea "siempre que se encuentren debidamente certificados por una autoridad nacional de supervisión de un Estado miembro de la UE".

Los servicios del tránsito aéreo y control de aproximación continuarán prestándose directamente a través de AENA, pero el Ministerio de Fomento queda encargado de designar a proveedores civiles de servicios de tránsito aéreo de aeropuerto, lo que se hará a propuesta del gestor aeroportuario. Es decir, que AENA podrá adjudicar a concurso la gestión de las torres de control a empresas privadas.

Además, AENA asume a partir de ahora la organización del trabajo de los controladores, marcando una media máxima anual de jornada de 1.750 horas y un máximo de 80 horas extraordinarias trabajadas al año "en conformidad con lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores".

La jornada a turnos de cada controlador tendrá una duración "no superior a doce horas por servicio" y el tiempo de descanso durante la jornada será de un 25% del tiempo de la duración de la jornada diurna y de un 33% de la duración de la jornada nocturna.

El incumplimiento por parte del proveedor de las obligaciones establecidas en el decreto se considerará "muy grave" cuando afecten a la seguridad o menoscabe de manera reiterada la continuidad de la prestación de servicios, y podrían conducir al despido disciplinario del controlador.

Deficiencias organizativas y falta de eficiencia económica

Según explican las disposiciones generales de dicho Decreto Ley, el análisis del modo en que ejerce la función de proveedor de estos servicios Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) ha desvelado "una serie de deficiencias organizativas y falta de eficiencia económica" en el ente público que evidencian las "claras dificultades que actualmente tiene AENA para garantizar "tanto la continuidad en la prestación de los servicios de tránsito aéreo como su sostenibilidad económica y financiera".

Además, el decreto cita que los actuales costes de control de navegación aérea de AENA "son los más elevados del entorno europeo", con un "continuo incremento de los costes de prestación del servicio", una "baja productividad por controlador y un "incremento desmedido" de los costes de estos empleados públicos en comparación con los restantes controladores europeos.

Todo ello deriva en "hacer de la tarifa nacional que se cobra a las compañías aéreas la más cara de Europa y del coste por hora del controlador aéreo, el más caro del continente". Concretamente, cita el informe del ejercicio 2008 de la intervención general en el que afirma que la retribución media por controlador ascendió a 304.874 euros y excede en 210.316 euros "a la que resultaría de actualizar con el IPC anual la retribución de 1999", incrementos salariales "que están incidiendo significativamente en las tarifas de ruta, que en 2009 fueron "las más caras de Europa".

El decreto subraya que AENA ha reconocido que este encarecimiento obedece al abono de horas extraordinarias, "cuyo valor es de 2,65 veces el de la hora ordinaria", un montante horas que , aunque forman parte de una serie de pactos estatutarios suscritos con AENA por ellos, "ni han sido incorporadas al convenio colectivo ni han sido autorizadas con arreglo a lo previsto en las leyes de los presupuestos generales del Estado de cada año.

El texto del decreto explica que se ha intentado negociar con los controladores para "la modificación de la situación descrita" y que la última propuesta de la Unión Sindical de Controladores (USCA) "plantea condiciones que no suponen una reducción del coste actual, incluye medidas que incrementan la productividad pero que se acompañan de la propuesta simultánea de nuevos conceptos retributivos", por lo que concluye que la vía negociadora "no resulta por si sola suficiente".

Por último, el decreto se refiere a la implantación en aeródromos de escaso volumen de los servicios de información de vuelo AFIS, avalados por la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI) y que estos servicios, al no requerir controladores, "resultan mucho más eficientes, económicamente e igualmente seguros".

Las negociaciones entre AENA y los controladores se dieron por finalizadas el pasado domingo. El gestor aeroportuario acusó a USCA del "bloqueo y la actitud obstruccionista y negativa" e incluso de negociar "con mala fe" y no haber presentado ninguna propuesta para alcanzar un acuerdo.

No obstante, el sindicato aseguró que ha sido AENA la que ha roto las negociaciones "de manera unilateral" y sin conflicto entre las partes, y habló de una campaña política del Gobierno para "machacar" al colectivo y recuperar su imagen.

La patronal de aerolíneas apoya al Gobierno

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) ha expresado hoy su total apoyo a la decisión del Gobierno de aprobar el Real Decreto que modifica el convenio actual de los controladores, especialmente porque "supone la recuperación por parte de la empresa de la capacidad de organizar el trabajo".

A juicio de ALA esto es un hecho "muy positivo" que servirá para aumentar la productividad y la efectividad de los controladores, ya que un portavoz de la patronal ha dicho que "no era normal que la organización del trabajo estuviera en manos de un sindicato corporativo y tan particular como es USCA".

La Asociación ha expresado su preocupación por la reacción que puedan tener los controladores ante esta decisión del Gobierno, aunque han asegurado que marcará un "antes y un después" en la relación con la Unión Sindical de Controladores Aéreos, como sucedió en el conflicto que el gobierno del presidente de EEUU Ronald Reagan tuvo con este colectivo en 1981.