Con la mora en el 4,93%

Caja Segovia obtuvo en 2009 un beneficio de 35,7 millones, un 1,3% más que en 2008

Caja Segovia cerró el ejercicio 2009 con un resultado neto de 35,7 millones de euros, que supone un aumento del 1,3% anual, según el informe que ha hecho público hoy la entidad de ahorro.

Estos resultados, según indicó la caja segoviana, permitirán destinar al Fondo de la Obra Social 8,3 millones de euros y a Reservas Generales 27,4 millones de euros, "fortaleciendo así la solvencia de la entidad".

Los gastos de explotación descienden un 2,2%, lo que permite una ratio de eficiencia del 31,90%, y "mantiene a Caja Segovia entre las cinco mejor posicionadas del sector", subraya el informe, que indica además que la tasa de morosidad del crédito es del 4,93% y la cobertura de insolvencias del 87,57%, sólo superada por seis cajas del conjunto de 45 que componen el sector.

El margen de intereses alcanzó 112,8 millones de euros, incrementándose en un 22,28%, lo que fue "posible gracias a la correcta gestión de sus rentabilidades y costes financieros a lo largo del ejercicio". El margen bruto registró 185,2 y el resultado de la actividad de explotación 58,1 millones de euros.

Los gastos de explotación han descendido en un 2,2%, gracias al considerable esfuerzo de contención de costes realizado. Debido a esta satisfactoria gestión, la ratio de eficiencia se situó en el 31,90%, mejorando en 0,65 puntos con relación al año anterior, "con lo que la Caja se mantiene en los primeros puestos del ranking sectorial por este concepto", reitera el informe.

La entidad señala además que ha realizado, de forma precautoria, un esfuerzo de dotaciones y saneamientos superior a los 81 millones de euros (66 millones de euros a provisión para posibles insolvencias y 15 millones de euros a otras provisiones), con lo que los fondos totales constituidos para provisión de insolvencias se situaron, a finales de año, en 200 millones de euros, que se añaden a los 92 millones de euros dedicados a fondos para otras coberturas.

El balance indica además que se han dotado casi 50 millones de euros con carácter voluntario, y que la Caja conserva fondos genéricos por importe de 34 millones de euros.

En cuanto a la evolución del negocio, la entidad subraya que aunque durante el segundo semestre de 2009 "han aparecido síntomas de que se atenúa la recesión de la economía mundial, todavía no se ha afianzado la recuperación de la misma".

"La economía española ha presentado tasas de decrecimiento en su PIB durante cuatro trimestres consecutivos, registrando en el tercer trimestre de 2009 un -4%. Este descenso en la actividad económica ha tenido una particular incidencia en el sector inmobiliario y en la demanda de bienes y servicios, que ha terminado incidiendo en la práctica totalidad de los sectores de la economía y provocado una significativa destrucción de empleo", afirma la entidad.

En este escenario, durante el ejercicio 2009, Caja Segovia, "influida por dicha situación, ha optado por la prudencia en el desarrollo de su actividad financiera, procurando el equilibrio entre sus masas patrimoniales, mejorando, notablemente, sus posiciones de liquidez y de solvencia, en detrimento de algunas rúbricas inversoras, lo que ha supuesto un ligero descenso anual del 2,80% en su balance".

Un total de 5.647 millones en recursos de clientes

En el informe se desprenden otros datos como que los recursos gestionados de clientes alcanzaron, a 31 de diciembre de 2009, 5.647 millones de euros, experimentando una tasa de crecimiento anual del 8,12%. Los recursos ajenos de clientes alcanzaron un saldo de 5.364 millones de euros, a finales de año, que representa un crecimiento anual del 7,89%, "muy superior al acontecido en la media del sector". Los fondos de inversión cerraron el ejercicio con un saldo de 186 millones de euros y los planes de pensiones finalizaron el año con un saldo de 97 millones de euros.

La inversión crediticia bruta alcanzó 4.415 millones de euros, que supuso un descenso neto durante el año de 26 millones de euros, que, en términos relativos, representa una tasa anual del -0,6%. El crédito a la clientela, neto de provisión de insolvencias y de otros ajustes por valoración, terminó el año en 4.229 millones de euros, lo que supone una reducción neta de 78 millones de euros y una tasa del -1,82%.

Según señala el informe, "como resultado del deterioro de la economía y del empleo antes comentados, los activos dudosos finalizaron el ejercicio con un saldo de 218 millones de euros, si bien existen fondos de provisión, por importe de 200 millones de euros, para afrontar posibles insolvencias".

La mora en el 4,93%

La ratio de morosidad del crédito total alcanzó el 4,93%, mientras que la cobertura de insolvencias total se situó en el 87,57%, mejorando claramente la media del sector de cajas de ahorros. La cartera de valores finalizó el ejercicio con un saldo neto de 1.244 millones de euros, descendiendo en 390 millones de euros, que representan una tasa anual del -23,89%.

La variación de la cartera de valores se explica, fundamentalmente, por las desinversiones experimentadas en valores representativos de deuda, por importe de 372 millones de euros, y en otros instrumentos de capital, por importe de 37 millones de euros, mientras que en la cartera de participadas se produjo un incremento neto de 19 millones de euros.