Cierra el grifo a promotores

BBVA gana un 16% menos tras realizar en 2009 un drástico saneamiento

BBVA cerró 2009 con un beneficio atribuido de 4.210 millones, lo que supone una caída del 16,1%, tras provisionar 6.572 millones. De ellos, 1.511 millones se han destinado a sanear la cartera crediticia de Compass en EE UU y de España al pasar 64 grandes clientes -casi todos promotores- a morosos por sospechas de futuros impagos. Además, ha tenido que cargar contra resultados 704 millones por el deterioro del fondo de comercio de su filial de EE UU. La acción de BBVA cayó en Bolsa ayer un 6,4%.

A tiempos difíciles, medidas drásticas. Eso es lo que BBVA hizo a finales de 2009 para sanear el grupo y "gestionar 2010 como si no hubiese crisis", explicó Ángel Cano, el nuevo consejero delegado que precisamente ayer presentó los resultados de su primer trimestre en el cargo sin demasiada fortuna. El mercado castigó duramente la cuenta de resultados del grupo, al caer en Bolsa un 6,4%, el mayor descenso desde septiembre.

Las fuertes provisiones que el grupo ha realizado en Estados Unidos, su cuarta pata de negocio con proyección a ser la tercera, fue el principal impacto negativo que los analistas tuvieron en cuenta al juzgar los datos del segundo banco español.

BBVA destinó en este país 533 millones de euros adicionales a sanear 644 millones de euros de su cartera crediticia, que los ha calificado como morosos. Esta medida sitúa su tasa de mora en el 5,2% -3,9% un trimestre antes-, con una cobertura del 57%. De su cartera total de créditos en el país, que asciende a 28.000 millones, el 80% tiene un índice de impagados del 2,8%, mientras que el 20% restante cuenta con una mora del 20,2% de media, ya que en algún caso supera el 30%.

La Bolsa castiga sus resultados anuales con una caída del 6,4%

BBVA 4,36 0,58%

El grupo, además, destinó 704 millones de euros netos para poner en valor contable el fondo de comercio de Compass, tras las adquisiciones que ha incorporando el banco a esta filial que, además, ha entrado en pérdidas.

Casi la totalidad de los fuertes saneamientos realizado por BBVA se han imputado al cuarto trimestre, lo que ha provocado que en los tres últimos meses del año su beneficio se desplomara un 94%, hasta los 31 millones de euros, muy lejos de los 1.050 millones que anticipaba el consenso de analistas recopilados por Bloomberg. Esta cifra es, precisamente, la que ha destinado a saneamientos en Estados Unidos.

En España el grupo ha decidido hacer lo mismo que en EE UU. Limpiar el balance de previsibles intoxicaciones, aunque las medidas adoptadas en su mercado de origen han sido mejor entendidas por el mercado, ya que eran más esperadas, aunque han derivado en un aumento de la morosidad de casi un punto en tres meses, y situarse en el 5,1%.

BBVA ha reclasificado 1.817 millones de euros de créditos de 64 clientes, casi todos promotores, y les ha considerado morosos, para lo que ha destinado 805 millones a provisiones, pese a que en estos momentos están al corriente de sus pagos, según explicó González. De esta forma, el banco se adelanta a una previsible reclasificación como créditos dudosos un año más tarde, ya que considera que estos clientes más tarde o más temprano pueden dejar de pagar sus préstamos. Con esta operación la tasa de impagados de sus créditos con promotores se duplica al colocarse en el 17% de un total de 17.740 millones.

BBVA tiene una cuota de mercado en este sector del 5,6%, porcentaje que quiere seguir reduciendo. Ya lleva haciéndolo durante los últimos cuatro años, según explicó su presidente, pero pretende dar un cerrojazo al crédito a las inmobiliarias, según se desprende de las palabras de González.

El problema de la morosidad en los créditos a promotores "lo tienen que solucionar los actores que están en ese problema, los bancos, las cajas y las inmobiliarias, pero no el contribuyente", aseguró González en relación a la sugerencia de la Asociación Hipotecaria de crear un banco malo para estos créditos.

González cree que la economía española ya salió de la recesión

Francisco González comparte la opinión de otros banqueros como su homólogo de Banco Popular, Ángel Ron, al pensar que la economía española ha ido superando las previsiones. Pese a ello advirtió que la tasa de paro seguirá siendo "muy alta" y no bajará hasta que la economía española crezca el 2%. Por eso, pidió que el Gobierno empiece a tomar medidas cuanto antes para crear empleo y reducir el déficit del Estado. BBVA ha perdido cuota de mercado en España, pero, como aseguran otras entidades, durante este año las hipotecas pueden convertirse en su producto estrella. En 2009 su cartera crediticia en el país bajó un 1,9%. Para este año espera ganar cuota, excepto en promotores.

Con vocación de permanencia en Venezuela

Pese al castigo en Bolsa de los resultados, Francisco González defendió la estrategia de la entidad en los últimos años. Por ello, continuará este año en la misma línea, sin grandes operaciones y centrados en el negocio recurrente. Afirmó que las adquisiciones no constituyen una de sus preocupaciones, el banco no descarta crecer en Estados Unidos y Asia, sus dos grandes apuestas para los tres próximos años. Respecto a Venezuela y la situación del banco tras la devaluación del bolívar, González señaló que "Venezuela es un país para muchos años, y espero que podamos seguir allí mucho tiempo". En México, donde está su principal filial, ganó 1.359 millones, un 19,1% menos.

"Nos equivocamos. Creímos que los Gobiernos nos llamarían"

El presidente de BBVA aclaró poco la salida del hasta septiembre consejero delegado del grupo, José Ignacio Goirigolzarri. Dijo que hizo "una buena labor" y que se marchó tras un acuerdo de prejubilación que no costó dinero a los accionistas porque ya estaba pactado. Al contrario, añadió en tono jocoso, "el banco se ha ahorrado un sueldo". González reconoció que se había equivocado en la estrategia para realizar compras en la crisis. "Creíamos que nos llamarían los Gobiernos para decirnos: 'Señores de BBVA, qué banco quieren'. No lo hicieron. Nos equivocamos", dijo el banquero, que presumió de los ratios de capital del banco, con un core capital o capital básico del 8%.

La cifra

5.251 han sido los empleados a los que se les ha prejubilado o dado de baja, el 4,8% de la plantilla, para lo que ha destinado 551 millones.