Señalan que no pueden expresar su opinión

Los auditores de Marsans alertan de falta de información en sus cuentas

La firma auditora de Viajes Marsans, PricewaterhouseCoopers, señala en un informe que no puede expresar una opinión sobre los resultados de su año 2008-2009 de la compañía propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, porque no puede asegurar que cuenten con toda la información relevante.

Según el informe de auditoría, al que tuvo acceso EFE, PricewaterhouseCoopers explica que "no nos es posible asegurar, en base a pruebas razonables, que la sociedad dominante haya podido incluir en las presentes cuentas anuales consolidadas toda la información relevante".

Por ello, añade, "no podemos expresar una opinión sobre las cuentas anuales del ejercicio 2009" (entre el 1 de marzo de 2008 y el 28 de febrero de 2009), según se refleja en el informe.

Esto se debe a que durante la auditoría la firma descubrió que diversas informaciones aportadas por el grupo Marsans no contenían "todos los elementos significativos relacionados con unas garantías que otorgó a sus filiales Teinver, Air Comet y Astra".

El grupo Marsans mantiene saldos a cobrar a corto plazo por importe de 200,6 millones de euros y otorgó garantías que, al cierre del ejercicio, estaban evaluadas en 212,6 millones de euros a Teinver, Air Comet y Astra.

El informe explica que, para garantizar parte del saldo a cobrar -por importe de 189,6 millones de euros- y las garantías dadas, el grupo Marsans recibió de Teinver acciones en prenda de una de sus filiales valorada por los administradores de la compañía en 180 millones. No obstante, los auditores indican que no han podido comprobar dicha valoración por la falta de un informe de un experto independiente.

Además, indican que Teinver también garantiza entregar la cantidad pendiente para satisfacer por completo la deuda si la prenda fuese insuficiente, a lo que el informe añade que "algunas garantías ya están siendo ejecutadas".

El informe apunta también que la sociedad Parque Pórtico, participada al 50% por el grupo Marsans, tiene una deuda a cobrar de Teinver, por unos 25,9 millones de euros.

"Debido a todo lo indicado", insiste el informe de auditoría, "no hemos podido evaluar los posibles efectos" que se puedan derivar de estas circunstancias sobre el funcionamiento futuro del grupo.

Según la cuenta de resultados del grupo, del ejercicio fiscal terminado el 28 de febrero de 2009, el beneficio neto alcanzó los 7,6 millones de euros, frente a las pérdidas del año anterior.

El importe neto de la cifra de negocios disminuyó el 40 por ciento hasta los 720,1 millones de euros, frente a los 1.186 millones de euros de un año antes.