Universidad

Los arquitectos consiguen ser máster en el Plan de Bolonia

La decana de Madrid, Paloma Sobrini, confirma los 360 créditos del preacuerdo

Han sido los alumnos de Arquitectura los que han hecho la gran movilización, quienes han presionadomás y los que casi lo han conseguido", cuenta Antonio Ruiz Barbarin, arquitecto y profesor universitario. A falta de ultimar algunos flecos en una reunión prevista para mañana con el Ministerio de Educación, los arquitectos se muestran muy satisfechos con el preacuerdo logrado, ya que les reconoce la profesión y el título de máster.

La decana de Madrid, Paloma Sobrini, confirmó en la presentación del Centenario de la Gran Vía que dicho pacto dotará a la carrera de arquitecto de 360 créditos frente a los 330 ETC del Plan de Bolonia. "En él se reconocen tres aspectos: la arquitectura como título habilitante para el ejercicio de la profesión, los 360 créditos y la categoría de máster", explica Sobrini.

Con Bolonia los arquitectos y médicos quedaron en una situación inferior a los ingenieros superiores, lo que originó una oleada de protestas. En diciembre, los médicos obtuvieron el beneplácito de Educación y el título de máster. Ahora sólo quedan los arquitectos por rubricar los cambios.

"El preacuerdo reconoce la categoría de una determinada profesión, que se estaba devaluando" alerta el arquitecto Carlos Rubio Carvajal, uno de los autores de la Torre Sacyr enMadrid. "Es algo por lo que se ha luchado mucho y que afecta no sólo a los estudiantes de arquitectura, sino a los futuros arquitectos" puntualiza.

Los profesionales consideran que tal reconocimiento daría garantías a su profesión. "No conseguirlo significaría pasar de tener unos estudios de un nivel muy consolidado en Europa, y que está dando muy buenos frutos, a implantar una especie de caos", reconoce Ruiz Barbarin.

Por el contrario, no tiene dudas de que "tal espaldarazo" seguirá generando buenos profesionales. "Nos permitirán no sólo no bajar el listón de la profesión, sino subirlo" matiza este arquitecto.

Para Enríquez Álvarez Sala, otro de los autores de la Torre Sacyr, establecer un marco específico para la carrera es muy importante, "porque un movimiento atrás habría creado una confusión enorme entre distintas profesiones". "El hecho de tener un campo específico desde el principio de los estudios hasta el final de los mismos es algo positivo" recuerda.

Los arquitectos reconocen, además, que la unión con los médicos en la petición expuesta a Educación les ha favorecido. "La ventaja de haberlo planteado con los médicos ha sido decisiva. Medicina tienen una cantidad de materias importantísimas, que no pueden eliminarse, además del MIR, algo que se comprende bien" sostiene Álvarez Sala.

Lo mismo ocurre en arquitectura. Cada vez hay más materiales, nuevas formas de calcular y construir, lo que hacen necesarios, según el sector, los 360 créditos. "Reducirlos es muy difícil ya que hay que decidir qué temas son los que deben dejar de estudiarse", asegura Ruiz Barbarin.

La responsabilidad civil y estética

Los arquitectos reconocen que las horas de formación son imprescindibles en su carrera. No se trata de un capricho, sino una exigencia para desarrollar su actividad.

"Hay que tener en cuenta que el arquitecto español une la parte técnica con la del diseñador, y eso implica más horas que el resto de Europa", asegura Antonio Ruiz Barbarin.

El arquitecto español une al diseño las asignaturas relacionadas con la construcción, lo que en el extranjero se conoce como el Civil Engineer. "Estas diferencias hacen que en Europa un arquitecto no tenga la responsabilidad civil que tenemos aquí cuando le ocurre algo a un edificio", explica Barbarin. Allí sólo se les puede imputar responsabilidad estética. "En España, por tanto, la formación debe ser inmensa", aclara Enrique Álvarez Sala, uno de los arquitectos que están rehabilitando el edificio España, inmueble de los años cuarenta.