Es propiedad del presidente de la CEOE

La fiscalía investiga a Air Comet por posible "conducta defraudatoria"

La Fiscalía de la Audiencia Nacional investiga la posible conducta defraudatoria de la aerolínea Air Comet, propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. El proceso se inicia después de que un juez no admitiera una denuncia contra la empresa de una asociación de consumidores.

En un primer análisis jurídico, señala el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, los hechos denunciados "pueden ser definidos como una conducta defraudatoria que afecta a un importante número de personas".

La Fiscalía de la Audiencia Nacional abrió el viernes diligencias para investigar la posible "conducta defraudatoria" de la compañía Air Comet, propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y de su socio en el grupo Marsans, Gonzalo Pascual, denunciada por los consumidores tras el cese de operaciones de la aerolínea el pasado 21 de diciembre, ordenada por un juez británico.

Fomento suspendió el 22 de diciembre la licencia de vuelo a Air Comet. El cese de las operaciones de la aerolínea dejó en tierra a miles de pasajeros, muchos de ellos inmigrantes que viajaban a sus países de origen para pasar la Navidad. El ministerio público decidió el viernes la apertura de las investigaciones después de que la semana pasada el juez Santiago Pedraz no admitiera a trámite la denuncia de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios. A pesar del primer rechazo de Pedraz a la admisión de la denuncia, ocho asociaciones de consumidores han mantenido que Air Comet continuó vendiendo billetes "cuando ya se tenía pleno conocimiento de la situación de insolvencia manifiesta y la imposibilidad del cumplimiento de las obligaciones asumidas", extremo que niega la compañía.

Para la Fiscalía, en contra del criterio de Pedraz, de esta denuncia "se desprenden con meridiana claridad hechos de apariencia delictiva", cuya notoriedad es conocida por haber sido publicitados ampliamente en todos los medios de comunicación, informó el viernes Efe. "Jamás vendimos billetes tras el cese de operaciones de la compañía ni hemos estafado a nadie", aseguraron desde Air Comet.

Ecuador presiona

La decisión de la Fiscalía de la Audiencia Nacional de iniciar las investigaciones se produjo horas después de que el Gobierno ecuatoriano insistiera sobre el asunto. La titular de la Secretaría del Migrante (Senami) de Ecuador, Lorena Escudero, denunció el jueves que la quiebra de Air Comet constituyó "una estafa premeditada" que afectó a los "derechos económicos" de los migrantes y a su "dignidad y soberanía".

Las declaraciones de Escudero se dieron durante una comparecencia ante la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional. Para Escudero, "el caso de la compañía Air Comet constituye una estafa premeditada (...) a las personas migrantes que compraron un boleto para trasladarse desde Europa hacia América Latina". La Senami también considera responsable al Gobierno español de lo sucedido. "En realidad hay evidencias de que sí existe una responsabilidad del organismo de control aeronáutico que es el Ministerio de Fomento".

Más tensión para el presidente de la CEOE

La apertura de una investigación por posible conducta defraudatoria sobre Air Comet abierta por la Fiscalía de la Audiencia Nacional mete más presión al presidente de la CEOE y propietario de Air Comet. Hasta ahora Díaz Ferrán ha logrado el apoyo de la junta directiva de la patronal empresarial, pero falta por ver si el mismo apoyo no se desquebrajará siendo investigado por la Fiscalía. Y si la misma investigación no será usada por los sindicatos para rechazar negociaciones con la CEOE mientras se mantenga abierto el proceso.

También está en juego el futuro de todo el grupo Marsans. El viernes Díaz Ferrán presentó nuevas garantías a Caja Madrid, a través de su socio Gonzalo Pascual, sobre un crédito impagado de 26,5 millones. Pero según fuentes consultadas por Efe el empresario no consiguió cerrar un acuerdo con la entidad madrileña.