Rehabilitación

NH Hoteles crea en Italia un nuevo imperio de refugios cargado de arte

La cadena convierte un monasterio del siglo XIII en la costa de Amalfi en un destino de lujo del siglo XXI

NH Hoteles parece que se ha propuesto crear un nuevo imperio en Italia. Pero esta vez se trata de un emporio algo más lúdico. La reciente apertura del Gran Hotel Convento di Amalfi, en el sur de la península italiana (a 75 kilómetros de Nápoles), es la última apuesta en la estrategia del grupo hotelero, que está consolidando su presencia en este país, donde ya cuenta con 66 establecimientos y 8.000 habitaciones.

La puesta en marcha y gestión de este establecimiento, un monasterio del siglo XIII ubicado en la gruta de San Cristófano de la costa amalfitana (declarada Patrimonio de la Humanidad), forma parte de la línea de negocio de la cadena (Collection), que distingue a los establecimientos exclusivos por su ubicación en entornos privilegiados o en conventos, casas solariegas y palacetes llenos de historia. Una iniciativa que ha demostrado ser muy rentable, y prueba de ello es que la entidad sigue inaugurando hoteles emblemáticos en todo el mundo, que ya se cifran en 27, muchos de ellos en España.

El último órdago de la compañía es la próxima apertura de un hotel en Florencia (Portarosa), que está considerado el primer albergue constituido en Europa como un hotel propiamente dicho.

El grupo cuenta actualmente con 27 establecimientos emblemáticos en todo el mundo

El proyecto de rehabilitación del Convento di Amalfi, llevado a cabo por el arquitecto Claudio Tenerelli, ha sido casi una labor propia de un yacimiento arqueológico. El rescate del claustro original y de su columnata, el redescubrimiento de la capilla del monasterio, ornamentada con esculturas de madera, y de un impactante órgano del 700 son algunas de las actuaciones más significativas, junto a la recuperación de diversos frescos, ubicados en los techos y paredes del inmueble, muchos de ellos originarios de 1800.

Y es que dada su larga existencia, el hotel está cargado de arte, historia e inquilinos. Pasó de ser una antigua basílica a convertirse en una abadía cisterciense en 1212; albergó las aulas de la Universidad de Amalfi; posteriormente, y ya en el siglo XVII, se convirtió en el prestigioso Instituto Náutico amalfitano. Fue a partir de 1882 cuando este refugio, actualmente propiedad del patronato local y gestionado por la cadena, comenzó a utilizarse como albergue hotelero.

El nuevo NH Convento de Amalfi, colgado de un acantilado con vistas al mar Tirreno, consta de dos cuerpos. El más antiguo, que albergaba el claustro cisterciense y la iglesia, y el más reciente, articulado en torno al comedor y construido en 1939 por imperativos del desarrollo turístico. Frente a él habita una pérgola de columnas (Paseo de los Monjes) con vistas a las gargantas y a los antiguos huertos del monasterio, hoy reconvertidos en jardines.

Pero lo cortés no quita lo valiente. Su dotación es propia de un hotel de cinco estrellas del siglo XXI. Las 53 habitaciones y suites cuentan con balconadas y terrazas, aire acondicionado y conexión Wifi. Asimismo, dispone de acceso directo a la playa semiprivada, piscina descubierta y una completa zona de fitness. El centro, además, incorpora área de masajes, cabinas de tratamiento facial, baño turco y hamman y restaurante en la quinta planta con vistas al Tirreno.

Su localización también es un atractivo clave. La isla de Capri, las ruinas de Pompeya y Ercolano, el volcán del monte Vesubio o los templos de Paesto son algunas de las escapadas, cercanas al hotel, más atractivas.

18 hoteles con encanto en tres rutas españolas

Galicia y la franja cantábrica, Castilla y Aragón, y el sur del país son las tres rutas que albergan 14 de los 18 hoteles emblemáticos que NH tiene actualmente distribuidos en las principales ciudades españolas más cargadas de historia. Un eje de negocio que crece como la espuma dentro de la cadena española, que cuenta con un total de 399 hoteles de todo tipo distribuidos en 24 países de todo el mundo. El Palacio de Oriol (Bilbao), NH Obradoiro (Santiago), en la franja cantábrica; el Palacio de la Merced (Burgos), el Gran Hotel de Zaragoza o el Palacio de Duero de Zamora son algunos de los más visitados en Castilla y Aragón. En la ruta sur, asimismo, destacan el NH Amistad de Córdoba, uno de los primeros en inaugurar este eje de negocio, o el hotel NH Victoria, en Granada.