Su beneficio atribuido fue de 265,8 millones

Caja Madrid ganó 265 millones en 2009 y situó su mora en el 5,4%

Caja Madrid obtuvo un beneficio atribuido de 265,8 millones de euros en 2009, lo que supone un descenso del 68,4% respecto a los 840,4 millones del ejercicio anterior por mayores provisiones y menores atípicos, mientras que su morosidad se situó en el 5,4%, frente al 4,9% del año anterior.

En concreto, la entidad madrileña dotó con 650 millones de euros la partida de provisiones cautelares y consolidó su nivel de capital, superando el 8,8% su Tier I.

Según explicó hoy en rueda de prensa el presidente de la caja, Miguel Blesa, que en unos días dejará paso a Rodrigo Rato al frente de la entidad, esas dotaciones -484 millones para insolvencias, y otros 172 en ajustes del valor de activos- "nos estropea la foto" del que ha sido su último año, pero "es una actitud más responsable".

Si no fuera por estas dotaciones, el beneficio recurrente anual del Grupo Caja Madrid hubiera ascendido a 725 millones de euros, lo que hubiese supuesto un recorte del 24,5% en comparación con el año anterior.

La segunda caja española por activos tenía concedidos a sus clientes al cierre del pasado ejercicio un total de 120.872 millones de euros en créditos, un 0,4% menos que un año antes, de los que 77.517 millones eran créditos con garantía real -que incluyen las hipotecas- que habían crecido el 5,1%.

La mora se sitúa en el 5,4%

La entidad cerró el ejercicio con un ratio de mora del 5,4%, idéntico al que tenía a finales de septiembre, fruto del plan de control que aplica la caja y que ha permitido también que el incremento anual sea de sólo de 0,56 puntos básicos, ya que el ratio era del 4,9% en 2008.

"Hemos contenido la morosidad, y no sólo eso, sino que la hemos bajado", presumió Blesa, que explicó que primero fueron las cajas las que tuvieron que sufrir más los incrementos de los impagos "y ahora les toca el turno a los bancos".

Las provisiones realizadas han servido para reforzar los niveles de liquidez y solvencia de la caja, que tiene unos excedentes de capital de 3.250 millones de euros y un "core capital" -capital más reservas frente a activos ponderados por riesgo- situado en el 6,82%, frente al 6,76% de 2008.

Los recursos de clientes en balance sumaban 146.225 millones de euros a cierre de 2009, un 5,3% más que en 2008, en tanto que los gestionados fuera de balance alcanzaban los 16.241 millones (el 1,7% menos).

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta de resultados, el de intereses se situó en los 2.532,05 millones de euros, el 14,6% más, fruto de la "positiva evolución de la actividad y de la prudente gestión del balance", que permitió a la caja aprovechar el escenario de bajos tipos de interés, sobre todo al principio del año.

Los ingresos netos por comisiones sumaron 771 millones, el 4% menos, sobre todo por el recorte de las derivadas del área de gestión de activos e intermediación bursátil, en tanto que las operaciones financieras y diferencias de cambio reportaron ingresos conjuntos de 600 millones, un 73,5% menos.

Todo esto, más los dividendos ingresados por la caja, que sumaron 119 millones, impulsó el margen bruto el 10,9%, hasta los 3.871,13 millones.

Tras restar los gastos de administración, que incluyen personal y generales y sumaron 1.586,59 millones (el 9,2% menos), el resultado de la actividad de explotación de Caja Madrid se situó en 675,21 millones de euros, un 13,6% menos que en 2008.

Toda esta combinación de ingresos y gastos condujo a un ratio de eficiencia del 41%, mejor que el 50% que tenía la caja a cierre de 2008.