Dice que le hubiera gustado quedarse

Blesa: "Díaz Ferrán ha defraudado la confianza del consejo de Caja Madrid"

En su última presentación de resultados como presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa arremetió contra Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE y consejero de Caja Madrid. Blesa comentó sobre el expediente por los impagos de AirComet que "ha sido un hecho muy desagradable. Díaz Ferrán ha defraudado la confianza del consejo".

Caja Madrid cede a la asamblea la decisión del cambio estatutario
Caja Madrid cede a la asamblea la decisión del cambio estatutario

De igual manera, ante la pregunta de que si le hubiese gustado quedarse en la dirección de Caja Madrid respondió: "Sí me hubiera gustado quedarme, como a cualquier presidente del Ibex 35. Me iré con añoranza, pero sin ningún resquemor".

Blesa afirmó que el proceso electoral de la caja ha sido muy largo y ha habido acontecimientos "sin precedentes en ninguna otra entidad".

Sobre la consolidación del sector de las cajas de ahorros, Blesa ha añadido que han estudiado "al dedillo" las posibles combinaciones de fusión con otras entidades, pero han preferido no actuar y dejar esta tarea para el nuevo consejo. De igual manera, ha dicho que cuando llegue Rodrigo Rato a la presidencia de la organización tendrá a su disposición todos los estudios previos realizados.

Blesa se mostró pesimista sobre la evolución de la actividad económica. "No veo con optimismo" la evolución del negocio bancario en 2010. Según él, la actividad económica seguirá plana, los tipos de interés seguirán bajos y el calendario de la morosidad va a seguir soltando "porquería" en la cuenta de resultados.

El "desagradable asunto" se pudo evitar

El presidente de la CEOE y dueño de Air Comet, Gerardo Díaz Ferrán, cree que si Caja Madrid hubiera aceptado las garantías "más que suficientes" que él y su socio presentaron para renovar un crédito de más de 26,5 millones, el "desagradable asunto" (en alusión al impago) se podría haber evitado.

Así lo reconocieron hoy a Efe fuentes próximas a Díaz Ferrán, que explicaron que los empresarios, "como es normal en estos tiempos", pidieron a Caja Madrid una renovación de dicho crédito, que al denegarse, les obligó a incurrir en el impago.

Esta situación llevó a Caja Madrid a abrir un expediente en diciembre para que el presidente de la patronal "aclarara o arreglara" el impago del préstamo concedido al Grupo Marsans con la entidad antes de expulsarle del Consejo de Administración, del que formará parte hasta finales de enero como representante de CEIM.

Desde entonces, la entidad trata de buscar una solución con Díaz Ferrán o su socio Gonzalo Pascual, que el todavía presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, reconoció hoy que le "encantaría" encontrar antes de ceder su cargo al ex ministro Rodrigo Rato a finales de mes.