Para resolver los problemas internos

Sebastián está dispuesto a interceder en el conflicto entre Sacyr y Repsol

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, se ofreció ayer para interceder en el conflicto entre Sacyr, principal accionista de Repsol, y el presidente de la petrolera. A la vez, el alto cargo salió en defensa de Telefónica tras los problemas de la teleco con el Gobierno local por su presencia en Telecom Italia.

El Gobierno está dispuesto a intervenir en la disputa entre Sacyr y el presidente de Repsol, Antonio Brufau. "Si nos piden mediación y echar una mano, siempre estamos dispuestos. Lo que nos preocupa es si hay algún daño a alguna empresa o a alguna compañía estratégica", afirmó el ministro de Industria, Miguel Sebastián, en un acto de presentación de un informe sobre las TIC y la Presidencia española de la UE.

Sebastián explicó que, en principio, el Ejecutivo es partidario de "no intervenir" en las desavenencias surgidas dentro del consejo de administración de la petrolera, ya que se trata de "un tema de una empresa privada, de gobierno corporativo". Sin embargo, añadió que su departamento "ayudará" si se lo pide Brufau.

Las tensiones entre Sacyr, principal accionista de Repsol con el 20% y que cuenta con tres asientos en el consejo, se remontan a hace varios meses. El detonante fue la decisión de Brufau de proponer un recorte del dividendo, una medida que ha provocado que el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, retirase su confianza en la gestión de la petrolera. La crisis se agravó la semana pasada cuando Brufau convocó un consejo extraordinario para el viernes para intentar que la mayoría de los consejeros le ratificaran en su puesto y respaldaran su gestión.

REPSOL 10,13 -3,62%
SACYR 2,39 2,05%

La respuesta de Luis del Rivero, junto a los otros dos consejeros en Repsol por parte de Sacyr (Juan Abelló y José Manuel Loureda), fue no acudir al encuentro, con lo que los expertos consideran que la crisis se ha cerrado en falso, a pesar del apoyo del segundo accionista de Repsol, La Caixa, que tiene un 12,7%.

Reprimenda nacional

El ministro Sebastián también tuvo palabras para el conflicto que está viviendo Telefónica en Italia, después de las críticas del Gobierno de ese país a la presencia de la operadora española en el capital de Telecom Italia.

El alto cargo salió en defensa de Telefónica y reclamó a Italia más apertura a las inversiones españolas. "Las empresas italianas han realizado varias inversiones en España, así que nos gustaría ver más reciprocidad", señaló.

Y lo hizo el mismo día que la prensa italiana volvió a poner en primera plana la supuesta fusión entre Telefónica y su participada Telecom Italia, de la que forma parte del grupo de control. En este caso, fue el diario La Reppublica el que aseguró que Telefónica y Telecom Italia se han dado tres meses para decidir si se fusionan o ponen fin a su alianza. Fuentes cercanas a la operadora española restaron importancia a esta información, pero no al interés que tendría Telefónica en tomar un papel más protagonista en Telecom Italia si el Gobierno del país vecino lo permitiera. El problema para la operadora es que el Ejecutivo italiano considera su presencia "un problema" y no vería con buenos ojos que tomara más poder, según las mismas fuentes.

Sobre la posibilidad de una fusión entre ambas, Sebastián recalcó que el Gobierno no interfiere en las decisiones de compañías privadas.

Las competencias sobre el almacén nuclear, del Gobierno

Tras la presentación del informe sobre las TIC, Sebastián también tuvo tiempo para entrar en otras materias, como la polémica con el presidente de Castilla-La Mancha, quien mostró hace unos días su rechazo a la instalación del almacén nuclear de residuos radioactivos en su territorio. A preguntas de los periodistas, el ministro recordó que la competencia corresponde al Estado, a la vez que negó la existencia de una "polémica" al respecto con el presidente de la comunidad manchega, José María Barreda. Lo que ha podido haber, añadió Sebastián, es una "mala interpretación" de sus palabras.

Sebastián explicó que el Gobierno tiene un "debate fructífero" con las comunidades sobre este tema.