Fernando Hierro. Director deportivo de la Selección Española de Fútbol

"Ganar a Italia en cuartos marcó un antes y un después"

La Selección afronta 2010 con las mayores expectativas de su historia, campeona de Europa y aspirante al título mundial. Su máximo responsable cita la humildad y la ilusión como herramientas básicas que sumar a la calidad

Lleva toda la vida ligado al fútbol. Fernando Hierro (Vélez, Málaga, 1969) es desde hace algo más de dos años el máximo responsable deportivo de la Federación Española de Fútbol. No podrá olvidar nunca 2008, aunque este 2010 puede ser irrepetible si España gana el Mundial. Tras 87 partidos internacionales y 18 temporadas como profesional, la gran mayoría en el Real Madrid, Hierro aporta mucha experiencia de jugador a su cargo.

¿Qué supone para la Selección el Mundial este año?

Estamos preparados para competir en igualdad de condiciones y ojalá hagamos algo importante. Tal y como se vivió la pasada Eurocopa, la gente tenía muchas ganas de ganar un título. Nuestra ilusión es ir a pelear el Mundial y preparar muy bien la fase final.

"El director técnico nunca debe estar presente en el éxito. Esos buenos momentos son para los jugadores y los entrenadores"

¿Cuáles son las claves para presentarse en Sudáfrica con garantías?

Seguir la línea en la que estamos. Esperamos llegar a final de temporada y que las lesiones respeten a todos. Habrá que planificar y trabajar para recuperar a los jugadores para la competición. Sin olvidar ir con la humildad necesaria.

¿Cree que puede haber un exceso de confianza o de presión mediática sobre los jugadores?

De aquí al inicio de la concentración todo va estar tranquilo, porque hay Liga y están los clubes. A partir de junio habrá esa presión del entorno, que es lógica. Creo que la experiencia de cada jugador, del seleccionador y de los que rodeamos al equipo será importante para mantener esa tranquilidad que es necesaria.

¿Qué tiene esta generación de jugadores que no tuvieron otras?

Hay un antes y un después de los penaltis frente a Italia en los cuartos de la Eurocopa. El hecho de meterse en semifinales dio una confianza plena, mientras que antes se iba a una tanda de penaltis y no pasábamos. Han roto ese muro. Abrieron esa puerta y afortunadamente no se van a recordar más los cuartos. Ese día es un antes y un después.

El mundo del fútbol alaba el juego de la Selección. ¿Cree que por fin se reconoce al jugador español?

Xavi fue el mejor jugador de la Eurocopa y en las listas de los 10 mejores del mundo hay siempre tres o cuatro españoles, lo que no había pasado nunca en la historia. Habla del éxito de la Selección y también del Barcelona. Es un momento para disfrutar y ser feliz.

Un fruto que ha recogido esta generación es el trabajo de la Federación en categorías inferiores, ¿cómo se presenta el relevo?

Los entrenadores están trabajando cada día, sabemos los jugadores que pueden ir a la absoluta y conocemos a los chicos desde los 16 años. Estamos muy tranquilos, somos un equipo de trabajo en el que todos nos conocemos. Pero no va a ser fácil que se vuelvan a vivir estos tiempos, aunque queda margen por delante para planificar, porque la media de edad del equipo es de 24, casi 25 años.

¿Cuál es su función como director técnico?

Se asemeja a la labor de un director deportivo de cualquier club aunque sin la exposición del día a día. Mi máxima responsabilidad es marcar la línea deportiva de la Selección y estar en contacto con los diferentes seleccionadores.

¿Hay más presión como director deportivo o como jugador?

Son presiones diferentes. Cuando era jugador estaba pendiente del papel protagonista en el campo, mientras que en la dirección deportiva te das cuenta de las responsabilidades que hay más allá. El director técnico nunca está presente en el éxito. Esos buenos momentos son para los jugadores y para los entrenadores.

¿Qué es lo que más añora de su época de futbolista?

Sigo rodeado de todo aquello que me ha gustado. Si algo echo de menos es el día a día, el contacto con el campo. Aunque estoy evolucionando mucho y aprendiendo conceptos nuevos de todas las parcelas.

"Del Bosque aporta normalidad"

Fernando Hierro sólo tiene elogios para el seleccionador Vicente del Bosque, el hombre que pilota desde el banquillo la nave futbolística española. "Reúne unas condiciones fantásticas para ser seleccionador y está haciendo un trabajo excelente". El adiós de Luis Aragonés tras ganar la Eurocopa puso en un aprieto a la RFEF y a su entonces recién designado director técnico. Fernando Hierro debía elegir un sustituto para el hombre que, después de mil reproches de la prensa, había llevado a la Selección a la cumbre del éxito y decidía no renovar. El elegido fue Vicente del Bosque, un técnico que Hierro conocía de su etapa en el Real Madrid, y que para el ex jugador "aporta tranquilidad, estabilidad y normalidad. Además de tener mucha psicología y sentido común". El hombre tranquilo que todo directivo quiere tener a su lado.