Dobla las inversiones

GM inyecta 650 millones en Opel y reducirá la producción en Alemania

General Motors anunció el viernes al regulador bursátil estadounidense (SEC, por sus siglas en inglés) que ha inyectado 650 millones de euros en Opel, lo que supone doblar las inversiones en la compañía alemana desde que abandonó la venta de su filial hace dos semanas.

Estos fondos, transferidos el 4 de enero, deberán ayudar a Opel "hasta que se puedan obtener fuentes de financiación permanentes". Este importe incluye pagos atrasados que estaban previstos en distintos acuerdos de ingeniería, informó GM. Estos desembolsos deberían haberse producido en abril y julio, y fueron suspendidos debido a que GM dio marcha atrás en la venta de Opel.

Paralelamente, la corporación está en negociaciones con los países en los que hay instaladas fábricas de Opel (entre ellos España) para que aporten unos 2.700 millones. Además, GM pretende reducir la jornada laboral de unos 12.000 empleados en Alemania para reducir la producción, en previsión de que el fin de las ayudas provoque una caída de las ventas en Europa este año. Las plantas alemanas cerrarán de tres a ocho días este mes, y se cancelarán turnos.

GM, por otra parte, dio el viernes un paso más en la profunda reestructuración que está acometiendo en Opel, algo que ya ha puesto en práctica en la sede central en Detroit. En primer lugar, confirmó en su puesto a Nick Reilly, cuyo cargo de presidente de Opel hasta ahora sólo tenía carácter interino. El directivo, además, ha realizado una renovación de la cúpula directiva de la firma alemana para acometer la reestructuración de la compañía, que presentara este mes.

Reilly asume la dirección general de Opel en sustitución de Hans Demant, quien ha sido nombrado vicepresidente de Derechos de Propiedad Intelectual de General Motors, aunque seguirá vinculado al equipo europeo.

El ex director financiero de GM Europa Enrico Digirolamo trabajará también en la reestructuración de Opel, en Saab y en otros proyectos.