Análisis de valores

Gamesa pelea por convencer al mercado

Los títulos retroceden el 26% desde el pasado mes de septiembre.

Gamesa no termina de despegar en Bolsa. Las incertidumbres que suscitaron los cambios en la cúpula directiva anunciados el pasado mes de octubre y las dudas sobre la recuperación de la demanda han frenado la evolución del valor. Desde los máximos del pasado septiembre la acción acumula un castigo del 25,7% a pesar de que muchos expertos consideran que las perspectivas de la compañía a medio plazo son positivas.

"Da la sensación de que el cambio de presidente ha dejado al mercado paralizado a la espera de ver si se confirman cambios en la gestión. Los resultados se van a ver afectados por los retrasos de proyectos pero eso es algo que se esperaba desde principios de año. Las perspectivas a medio plazo son de recuperación", explica Paula Sampedro, analista de Link que aconseja acumular y tiene un precio objetivo de 18,5 euros para la acción.

Los resultados de Gamesa han reflejado la ralentización que está sufriendo el sector, lo que ha provocado caídas en la facturación y el beneficio neto. Los expertos, no obstante, esperan que las cifras del cuarto trimestre de 2009 ayuden a enderezar el balance anual, puesto que generalmente suelen mostrar un mejor comportamiento por la estacionalidad del negocio.

GAMESA 16,98 -4,42%

"Esperamos que el mercado valore positivamente la mejora en los márgenes y la menor caída en el beneficio que mostrará para el cierre del ejercicio", comentan desde AFI, firma que considera que la corrección sufrida por la acción en las últimas semanas es una buena oportunidad para entrar en el valor.

Los expertos de AFI encuentran, además, otros argumentos a favor, como la política de reducción de deuda llevada a cabo por la compañía, al tiempo que consideran acertada la diversificación geográfica del negocio. "Estos factores, así como una reducción de su prima de riesgo asignada nos permite mejorar el precio objetivo hasta los 18,82 euros por acción desde los 13,53 y elevar nuestra recomendación desde vender a sobreponderar", añade AFI.

Otras firmas, sin embargo, tienen más dudas sobre la compañía. Citi acaba de bajar la recomendación a mantener desde comprar y ha recortado el precio objetivo hasta 13,8 euros desde 16,7 al prever un estancamiento de las ventas este ejercicio.

Estos expertos no esperan un importante crecimiento del mercado en EE UU hasta 2011 y señalan que el segmento eólico marino será uno de los catalizadores del sector, un área de la que Gamesa aún no puede beneficiarse al no contar con la tecnología necesaria. La firma considera, además, que las estimaciones de consenso para Gamesa son elevadas, y maneja unos márgenes de Ebit conservadores de entre el 7% y el 7,5% para el largo plazo. De ahí su nuevo precio objetivo.

"Los fabricantes como Gamesa probablemente seguirán bajo presión dado que no esperamos una recuperación de la demanda de turbinas. Prevemos unas ventas planas y probablemente más competencia a la hora de fijar precios", explican, al tiempo que muestran preferencia por los gestores de proyectos eólicos, lo que les lleva a situar Iberdrola Renovables como su valor preferido.

Morgan Stanley, sin embargo, se muestra más positivo con los fabricantes de turbinas como Gamesa o Vestas que con los gestores de proyectos eólicos. La firma acaba de elevar el precio objetivo de la Gamesa a 14,5 euros desde los 13 euros y mantiene una recomendación neutral. "Esperamos que las acciones se comporten bien a medida que la demanda eólica se recupere", argumentan, al tiempo que muestran preferencia por Vestas al entender que cuenta con mejores perspectivas de demanda.

La cautela del mercado con Gamesa crecer pero todavía el 53% de las firmas que sigue el valor aconseja comprar, el 25% mantener y el 22% vender, según Bloomberg.

La compañía

Cambios en la dirección. El pasado mes de octubre Guillermo Ulacia abandonó la presidencia de Gamesa. Vacante que ocupa ahora Jorge Calvet, hasta entonces vicepresidente del grupo eólico.

Menos deuda. Gamesa cuenta con una deuda financiera neta de 716 millones de euros, lo que supone un ratio de 1,6 veces su Ebitda. La compañía ha reducido su deuda en una tercera parte en tres ejercicios.