Estudia importaciones masivas

Chávez cierra 70 comercios por subir precios tras la devaluación

Hugo Chávez cumplió su amenaza y la policía cerró al menos 70 comercios por subir los precios ante la devaluación del bolívar. El Gobierno estudia frenar la inflación, que algunos analistas prevén que podría alcanzar el 60% en tasa anual, con importaciones masivas.

El temor a que una espiral inflacionista se apodere de la economía de Venezuela ha empujado a la población a arrasar locales comerciales para hacerse con productos de exportación. Las llamadas a la calma de Hugo Chávez no evitaron una ola consumista que ha incrementado en un 70% las ventas y que amenaza con disparar la inflación. La policía cerró hasta 70 comercios durante 24 horas por subir los precios.

El Gobierno venezolano ya ha anunciado que responderá con importaciones masivas directas de automóviles y hasta útiles escolares a una eventual ola especulativa derivada de la devaluación monetaria.

El consumismo desenfrenado que aún perdura se inició el pasado viernes cuando Hugo Chávez anunció la devaluación de la moneda, el bolívar fuerte. El tipo de cambio pasó de 2,15 dólares a 2,6 para los productos básicos y a 4,3 dólares para el resto de mercancías. Si bien la medida puede tener lógica para mejorar la balanza comercial, amenaza con incrementar la inflación, que en los últimos meses ya ha alcanzado niveles desorbitados.

Una subida del IPC del 60%

El IPC venezolano cerró el año en el 26,9% en tasa anual. Y algunos analistas, como Juan Pablo Fuentes de Moody's Economy.com, pronostican que la inflación podría alcanzar incrementos del 60%, informa Bloomberg. Ante este intrigante futuro, los venezolanos han optado por invertir en productos de exportación y, en particular, en electrodomésticos como televisores de plasma, el producto estrella en Venezuela.

Con todo, la devaluación del bolívar fuerte no ha recabado sólo críticas. Standard & Poor's elevó ayer la previsión de evolución de la deuda de Venezuela de "negativa" a "estable". "La devaluación es un paso necesario para mantener las cuentas fiscales en un patrón sostenible en el corto plazo y para fijar los precios de los bonos al mejorar la capacidad de pago", explicó David Becker, el economista jefe para América Latina y Estrategia de Renta Fija de Moody's.

Sin embargo, la devaluación perjudica a los países de la zona. La fuerte devaluación del bolívar afectará a las exportaciones de Argentina por valor de unos 344 millones de euros, casi la mitad de sus ventas a Venezuela, asegura un informe difundido ayer por una consultora argentina.

Los funcionarios sólo trabajan cinco horas para ahorrar luz

Junto a la devaluación del bolívar fuerte, el Gobierno venezolano ha puesto en marcha un plan de racionamiento de electricidad. La primera medida consiste en que los funcionarios trabajan, desde el pasado lunes, sólo cinco horas al día -de las ocho de la mañana hasta la una del mediodía- para ahorrar luz. El ministro para la Energía Eléctrica, Ángel Rodríguez, defiende que sin medidas como esta el país sufriría una "situación crítica" a finales de febrero debido al bajo nivel del embalse del Guri, del que depende un 70% del suministro eléctrico de Venezuela. Además, las industrias pesadas y ligeras o los centros comerciales están obligados a elaborar un plan de ahorro energético.