Próximo a la bancarrota

American, British y Qantas amplían a casi 1.400 millones su oferta por JAL

American Airlines, British Airways y Qantas incrementaron su oferta a Japan Airlines hasta los 2.000 millones de dólares en beneficios (1.378 millones de euros) en tres años, de los que 1.500 millones de dólares (1.036 millones de euros) serían aportados por la alianza Oneworld, 300 millones de dólares (207 millones de euros) corresponderían a American Airlines y 200 millones de dólares (138 millones de euros) a British Airways.

Según informó American en un comunicado, esta mejora en los beneficios comerciales sería la primera parte de una oferta que también incluiría el asesoramiento de las compañías durante el proceso de reestructuración y el aprovechamiento de los 'hubs' -centros de interconexión de vuelos- que operan los miembros de la alianza en el mercado asiático.

El vicepresidente ejecutivo de finanzas de American Airlines, Tom Horton, defendió que su oferta "es la mejor para los intereses de JAL, sus empleados, sus usuarios y el Gobierno y los contribuyentes de Japón", pues llevaría "estabilidad y certeza" a la aerolínea "cuando más lo necesita".

Los principales bancos de Japón habrían dado hoy su visto bueno a los planes del Gobierno para declarar la bancarrota de la aerolínea como parte del proceso de reestructuración que está llevando a cabo, según informó la agencia local 'Kyodo', aunque no se espera una respuesta oficial hasta el jueves.

Asimismo, JAL habría obtenido la aprobación de los dos tercios de sus antiguos trabajadores necesarios para llevar a cabo un recorte drástico en sus pensiones, con lo que resolvería uno de sus problemas clave en su intención de obtener una mayor liquidez por parte de los fondos públicos.

Por su parte el ministro de Transportes, Seiji Maehara, indicó hoy que el Gobierno hará todo lo posible para que el proceso de rehabilitación no afecte a las operaciones de la aerolínea.

Posibilidad de bancarrota

Todo ello aumenta las posibilidades de que la aerolínea declare finalmente la bancarrota, lo que ha provocado fuertes caídas en sus acciones hasta llegar a situarse en los 37 yenes por título (27 céntimos de euro). El primer ministro Yukio Hatoyama indicó que una retirada de la cotización de JAL podría llegar a ser inevitable durante el proceso de reestructuración, enfatizando que "los accionistas tienen cierta responsabilidad".

La declaración de la bancarrota conllevaría un rechazo a las ofertas de inversión American Airlines y Delta Airlines, de forma que su implicación sería únicamente operativa y no de capital. Según las últimas estimaciones del Enterprise Turnaround Initiative Corp (ETIC), fondo estatal que apoya a la empresa, las pérdidas operativas de JAL podrían alcanzar los 265.100 millones de yenes (más de 1.907 millones de euros) al cierre del actual ejercicio, que finalizará el próximo 31 de marzo.