No hay riesgo de inflación

Los expertos descartan subidas de tipos en el corto plazo

Los expertos no esperan subidas de tipos de interés en la zona euro en el corto plazo. Las débiles perspectivas de inflación y crecimiento, unidas a que no hay visos de creación de nuevas burbujas, llevan a los analistas a apostar a que el precio del dinero siga en su mínimo histórico del 1% varios trimestres más.

Pese a que la zona euro ya ha dejado atrás la recesión, aún no es tiempo de retirar los estímulos monetarios. Esa es la principal conclusión de los miembros del Consejo en la Sombra del BCE, un grupo de analistas reunidos por el diario Handelsblatt, que descarta que el Banco Central Europeo suba los tipos de interés en los próximos trimestres.

Esa evolución es crucial para la economía española. Ya en los años del boom, los bajos tipos de la zona euro fueron contraproducentes para España, al alimentar la burbuja inmobiliaria que agravó después la crisis laboral. Ahora que el país ha quedado rezagado frente al crecimiento del núcleo duro de la zona, si Fráncfort retira los estímulos monetarios se podrían sufrir de nuevo los efectos del desacoplamiento, aunque en sentido inverso.

El grueso de los analistas conviene en que el BCE debe guiar su nivel de tipos de interés por las perspectivas de inflación y crecimiento, que todavía son bajas. En caso de riesgo de burbuja de activos, la responsabilidad de Fráncfort se limitaría a señalarlo, quedando en manos de los Gobiernos afrontarlos. "Si el Eurogrupo cree que la renta variable está creciendo demasiado rápido, ¿por qué no elevar los impuestos sobre las ganancias de capital?", se pregunta Agnès Bénassy-Quéré, directora del CEPII.

Poco avance monetario

Erik Nielsen, de Goldman Sachs, cree muy pequeña la probabilidad de que se produzca una burbuja de activos o una inflación elevada en la zona euro en los próximos dos años, por lo que considera adecuado el actual nivel de tipos. Elga Bartsch, de Morgan Stanley, recuerda que el crecimiento de la mayoría de los agregados monetarios (salvo el más estrecho, el M1) están creciendo a mínimos históricos, lo que sugiere que la poderosa apuesta expansionista del BCE no está generando riesgos inflacionistas. A falta de requerir al BCE que endurezca la política monetaria, la mayoría de los expertos coincide en reclamar avances en las todavía tímidas reformas regulatorias a escala europea.

Por otra parte, el Banco Central de China elevó ayer en cuatro puntos básicos el tipo de retorno de su venta semanal de billetes a tres meses. Aun de escasa cuantía, se trata de la primera subida en cinco meses, que puede señalar el comienzo de la retirada de estímulos monetarios para evitar tensiones inflacionistas o una burbuja inmobiliaria. Por su parte, los gobernadores de la Reserva Federal de Estados Unidos discreparon en su reunión del miércoles sobre las perspectivas de inflación. La mayoría las estima alcistas, lo que podría indicar una futura subida de tipos.

Reino Unido mantiene los estímulos

El Banco de Inglaterra dejó ayer intactos los tipos de interés de referencia en el Reino Unido en su mínimo histórico del 0,5%. Además, mantuvo la escala de su programa de compra de activos en 200.000 millones de libras (unos 226.000 millones de euros). El Banco de Inglaterra lanzó esta inusitada medida de expansión monetaria cuantitativa en marzo del año pasado, para revitalizar la economía ante el colapso del crédito global.

Aunque el Reino Unido aún no ha salido de la recesión técnica, la actividad muestra indicios de revitalización, con los precios de la vivienda de nuevo al alza, informa Reuters. Por ello, los analistas esperan que el próximo mes concluya el programa de compras, aunque la subida de tipos no se produciría hasta que se observe un crecimiento del PIB sostenido.