Le sustituye el actual director de RNE

Javier Pons abandona la dirección de TVE

El director de TVE, Javier Pons dejará su cargo en los próximos días y será sustituido por el actual director de RNE, Santiago González.

Para sustituirle, el presidente de la Corporación RTVE, Alberto Oliart, ha convocado para el lunes 11 de enero un consejo extraordinario con la propuesta de nombramiento de González.

Pons deja RTVE "tras cubrir una etapa de renovación y lograr unos magníficos resultados que han vuelto a colocar a la televisión pública como líder de audiencia durante 2009", añade el comunicado de RTVE.

Este es el primer cambio que lleva a cabo Oliart en el equipo directivo desde su llegada a la presidencia de la Corporación RTVE el 26 de noviembre de 2009.

Javier Pons llegó a TVE en enero de 2007 y, según la nota de RTVE, "ha posibilitado" que TVE haya logrado cerrar el año en primer lugar, arrebatando cinco años consecutivos de liderazgo de la privada. Además "ha consolidado y reforzado la apuesta por informativos independientes y plurales, los programas de debates y participación ciudadana, la ficción nacional de calidad, las películas españolas en prime time y el deporte de mayorías y de minorías", explica RTVE.

Pons ha dedicado más de 30 años a la radio y la televisión y de hecho su carrera profesional comenzó en la radio, donde ha ocupado distintos cargos directivos en varias emisoras de la Cadena SER y ha sido jefe de programas de Radio Barcelona, director de la Cadena 40 Principales y director de la cadena de radio musical francesa M40.

González, por su parte, nació en Tenerife hace 39 años, es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y toda su carrera profesional se ha desarrollado en los medios audiovisuales. En febrero de 2007 se hizo cargo de la dirección de Radio Nacional de España, que en el último Estudio General de Medios (EGM), publicado en diciembre, se situó en cuarta posición y pasó de 1.206.000 oyentes de la anterior oleada a los 1.214.000 de la actual, lo que supone un incremento de 8.000 radioyentes.