Por suss problemas financieros

MGM congela el próximo James Bond

El estudio busca comprador que reflote sus producciones

El actor Daniel Craig
El actor Daniel Craig

Ni James Bond es capaz de vencer a la crisis. El agente secreto británico de más renombre va a ver cómo se queda en el aire su próximo largometraje por los problemas financieros que atraviesa el estudio propietario de la saga: Metro Goldwyn Mayer (MGM).

La que iba a ser la vigésimo tercera cinta de 007 y la tercera con Daniel Craig como protagonista -y que estaba en fase de preproducción- tendrá que esperar a que MGM encuentre la financiación necesaria que, muy probablemente, podría pasar por un nuevo propietario.

"El calendario está en el aire dada la situación de MGM, así que tendremos que ser flexibles", reconocía uno de los productores de la próxima película de Bond, Michael G. Wilson. "No sabemos demasiado sobre la situación del estudio como para poder comentarla, pero sabemos que es bastante incierta", apunta Wilson a la publicación británica Total Film.

Realmente, la situación de MGM no es sólo incierta sino que el estudio está al borde de la quiebra con una deuda que ronda los 4.000 millones de dólares (alrededor de 2.770 millones de euros).

La renombrada enseña de la meca del cine está desde 2005 en manos del gigante de tecnología japonesa Sony y de las firmas de capital riesgo Texas Pacific Group y Providence Equity Partners, quienes parecen haber asumido que el futuro del estudio debe pasar por un cambio de manos. En los casi cinco años que llevan de gestión, la deuda de MGM, prácticamente, se ha duplicado. Entonces pagaron por el estudio 2.850 millones de dólares.

Aunque el proceso de venta formal aún no ha comenzado, sí que hay candidatos sobre la mesa. Entre ellos, destacan multinacionales como News Corp o Time Warner o un estudio con menos caché como Lionsgate.

Una de las principales trabas para cerrar la operación que inyecte nuevos fondos a MGM (cuya cartera de títulos alcanza los 4.000, entre ellos los de United Artist) es lograr refinanciar la abultada deuda para evitar nuevos sustos para el nuevo propietario. Sin embargo, todo hace indicar que el calendario corre en contra de MGM que podría entrar en bancarrota (el denominado Capítulo 11 de la ley de quiebras estadounidense) si no encuentra comprador en las próximas semanas.

Nuevos aires

Si MGM consigue cambiar de dueño, éste no sólo tendrá que hacer frente a los problemas financieros, sino también al aspecto creativo.

En 2009, el estudio sólo colocó una cinta en la gran pantalla que, además, pasó sin pena ni gloria. Se trata de Fama, que llegó hace sólo unas semanas a los cines españoles y que en su mercado doméstico consiguió una nimia taquilla de 22 millones de dólares.

De conseguir sacar adelante el nuevo largometraje de James Bond, sería un respiro para el estudio ya que los últimos títulos del agente del MI6 británico, Quantum of Solace (2008) y Casino Royale (2006) permitieron dar aire a una saga que la industria cinematográfica ya daba por extinguida. Sólo la última cinta logró una taquilla mundial de 586 millones de dólares, de los que 417 millones se consiguieron fuera de Estados Unidos.

'Avatar', camino de ser el líder absoluto de la taquilla

Mientras unos estudios ven peligrar su futuro, otros se frotan las manos. Twentieth Century Fox está más que satisfecho con los resultados en taquilla de Avatar, la última película de James Cameron. De hecho el director, que lleva trabajando en exclusiva para esta cinta desde hace más de 10 años, está a punto de batir su propio récord y superar a su Titanic como el filme más rentable de la historia en lo que a taquilla se refiere. Desde que se estrenó el pasado 18 de diciembre -y a pesar de que aún no ha llegado a las pantallas de varios países- Avatar lleva recaudados más de 1.000 millones de dólares (694 millones de euros) y ya se ha convertido en la quinta cinta más taquillera de la historia. De seguir este camino, se convertirá en el filme en 3D más rentable y sobrepasará los 1.840 millones que recaudó Titanic.