Por la falta de controladores

250 militares se ofrecen a AENA para suplir su falta de controladores

Sodecta, asociación que agrupa a 600 controladores aéreos militares españoles, ha pedido una reunión con Navegación Aérea y con AENA para ofrecer los servicios de 250 profesionales que están dispuestos a dejar el Ejército y trabajar en centros de control civil. Quieren aprovechar la nueva licencia única europea y, de paso, aliviar la falta de controladores.

Un controlador aéreo
Un controlador aéreo

El colectivo de 600 controladores aéreos militares españoles con licencia entra en escena, e introduce un nuevo elemento en el complejo proceso de reconversión de la actividad de la organización del tráfico aéreo que, en las últimas jornadas se ha visto alterada por una severa conflictividad laboral a causa de la negativa de los trabajadores civiles a hacer horas extraordinarias por las negociaciones de su convenio.

A través de su asociación, Sodecta (Sociedad Española para el Desarrollo del Tránsito Aéreo), los controladores militares han solicitado un encuentro con los responsables civiles de esta área, AENA y Navegación Aérea, con el objetivo de ofrecer los servicios de control de 250 profesionales que están dispuestos a pedir su excedencia en el Ejército para incorporarse a los centros y torres de la red de los 48 aeropuertos públicos civiles.

Fuentes de Sodecta han señalado que la reciente aprobación en Consejo deMinistros el pasado octubre de las condiciones para el acceso a la licencia única europea para acceder a la actividad de controlador aéreo, permiten que al menos unos 250 controladores de la plantilla del Ejército "estén habilitados de manera inmediata" para trabajar en los puestos de control de las torres e instalaciones que gestionaAENA. Las mismas fuentes indicaron que "ésta sería la soluciónmás rápida ymás barata para suplir el déficit de controladores aéreos civiles que ha provocado durante los últimos tiempos graves problemas de conflictividad y de retrasos en los aeródromos civiles españoles".

Con el objetivo de formalizar esta oferta, Sodecta ha solicitado que aquellos asociados que estén interesados en utilizar las posibilidades de la nueva licencia única europea para pasarse al control aéreo civil, les remitan sus currículos. La respuesta ha sido masiva y los candidatos se acercan a los 250 profesionales, lo que ha llevado a la asociación a solicitar el encuentro con AENA y con Navegación Aérea para ofrecerles los servicios de los controladores militares.

Fuentes de AENA dijeron ayer que "el hecho de que los controladores militares puedan conseguir la licencia única europea no implica que tengamos la obligación de contratarles. El mercado se está liberalizando y ellos se convierten en una opción más". AENA recalca que el acceso a la nueva licencia europea única no es "automática" para los controladores militares. Para recibir la habilitación definitiva tendrán que pasar pruebas demostrando su experiencia, aprobar un "perfil lingüístico" que exige el nivel operacional cuatro en el uso del inglés y superar un examen de aptitud física.

Aptitud

Los controladores militares, por su parte, aseguran que los 250 profesionales que han mostrado su interés por pasarse a la actividad de control de tránsito aéreo civil "no van a tener el menor problema en homologar sus títulos" ya que algunos tienen una experiencia superior a los 20 años de servicio. A su juicio sólo supondrá una barrera de menor importancia demostrar sus conocimientos de inglés.

"Tenemos ofertas de Alemania, Irlanda yAustralia"

"No tiene lógica que nos lleguen ofertas para trabajar en Alemania, Reino Unido, Irlanda, en base a la licencia única europea, incluso de Emiratos Árabes o de Australia y que se bloquee nuestra actividad en el control aéreo civil en España". Así se expresaba un responsable de la asociación que agrupa a los controladores militares españoles, Sodecta, que ha decidido establecer como prioridad de su actuación "facilitar el paso a la actividad civil de aquellos militares que lo deseen, tal como ha ocurrido durante décadas con los pilotos de aviones".

Una razón de peso para desear el paso del control militar al civil es las diferencias de salarios entre ambos colectivos. Los controladores de AENA ganan por término medio diez veces más que sus colegas del Ejército.

El Ejército cuenta con unos 600 profesionales "que han aprobado los cursos de habilitación para controladores", aunque de ellos, tan sólo unos 250 realizan actividades relacionadas con esta actividad.

Desempeñan funciones de control en tres tipos de instalaciones diferentes. En primer término, en ocho aeropuertos exclusivamente militares: Morón y Rota en Cádiz, Bétera en Valencia, Colmenar Viejo en Madrid, Agoncillo en Logroño, Almagro en Ciudad Real, El Copero en Sevilla y en Canarias. En segundo término controlan en nueve aeropuertos con tráfico mixto, civil y militar: Torrejón y Getafe en Madrid, Badajoz, Valladolid, Albacete, Salamanca, León, Zaragoza y Murcia.

También realizan funcionas de control en el portaaviones Príncipe de Asturias, y en los aeropuertos de Kabul y Herat, en el marco de la misión internacional del Ejército en Afganistán.