Modifica 47 leyes estatales

El Congreso aprueba la Ley âmnibus que regulará el sector del taxi

El Pleno del Congreso aprobó hoy la llamada Ley âmnibus, con la inclusión de lo referente al sector del taxi, lo que supone la modificación de 47 leyes estatales de sectores como el de la energía, el transporte, las comunicaciones, la agricultura o la sanidad.

La Ley incluirá finalmente la regulación del sector del taxi, después de que la enmienda aprobada en el Senado que pedía su supresión fuera rechazada con los votos del PSOE y la abstención del PNV y del BNG.

Por esta norma concreta, miles de taxistas se manifestaron hoy en protesta por la Ley âmnibus que, según las asociaciones de autónomos del taxi, liberalizará el sector con un sistema paralelo "como el que hay en África y Sudamérica" y dificultará un servicio "de calidad como el europeo".

El diputado del PP Celso Delgado destacó que su grupo puso en bandeja en el Senado la solución a la queja de los taxistas y subrayó que no era necesario que el sector del transporte fuera incluido en la Directiva de Servicios, algo que no aceptaron en su opinión "por soberbia" ni el Ministerio de Economía ni el de Fomento.

Además, indicó que el PSOE no busca el consenso con la sociedad que protesta, ni atiende a sus reclamaciones "que no hace por capricho, sino por necesidad".

Delgado añadió que gracias a las enmiendas del PP en el Senado, el texto fue reorientado "con sentido común, coherencia, cohesión y consenso parlamentario", sobre todo en lo referente a los colegios profesionales.

El diputado de CiU Josep Sánchez Llibre mostró su disconformidad con la Ley, por considerar que invade las competencias de las comunidades autónomas, especialmente en lo referente a los colegios profesionales, y por no respetar el PSOE el compromiso político con su grupo de modificar algunos artículos.

Joan Herrera, de ERC-IU-ICV, grupo que presentó una enmienda a la totalidad a la Ley al inicio de la tramitación, aseguró que su contenido excede "con mucho" los objetivos de la Directiva Europea y criticó que haya sido debatida con un plazo "acuciante", cuando por su importancia necesitaba un análisis "más sereno y reposado".

Asimismo, criticó que el Gobierno entre a regular sectores, como el del taxi, que es innecesario, y sea "más papista que el Papa, siendo más liberalizador de lo que manda la directiva".

Desde el PNV, Emilio Olabarria manifestó que es una Ley relevante pero mal concebida y que supone un "hachazo" a la coherencia del ordenamiento jurídico, modificando 47 normas a la vez que son invasiones competenciales.

Por el Grupo Mixto, Olaia Fernández Davila mostró su malestar por el poco tiempo que ha habido para discutir el contenido de una Ley tan importante.

La diputada del PSOE MªAntonia Trujillo destacó que es una norma muy compleja, pero muy rigurosa y ambiciosa, y criticó que el PP pida, según los casos, liberalizar o privatizar, a lo que añadió que no se puede ser "liberal de cintura para arriba y paternalista de cintura para abajo".

La Ley âmnibus tiene por objetivo impulsar la creación de empresas, la competencia y la internacionalización de las pymes en el sector servicios, que representa el 66% del PIB y del empleo en España.

La nueva normativa supondrá la modificación de 116 decretos leyes y normas autonómicas y municipales y eliminará 16 regímenes de autorización previa, otros 32 los sustituirá por comunicaciones previas, y suprimirá 111 requisitos.