Supermercados

Lidl reabre la batalla de las marcas: Ofrece productos retirados por Mercadona

La cadena de supermercados de descuento Lidl ha incorporado en los últimos tres meses a su oferta algunas de las referencias de marcas de fabricantes que fueron retiradas por Mercadona en el marco de un plan de optimización de costes, como Calvo.

Vuelve el culto a lo barato
Vuelve el culto a lo barato

Directivos del grupo alemán detallaron hoy que entre los productos que ha introducido recientemente también figuran algunos del grupo García Carrión, compañía que próximamente dejará de ser proveedor de la marca propia de la cadena valenciana.

Lidl, cuyo surtido está integrado en un 80% por marca propia y en un 20% por marca del fabricante, también ha incorporado a sus establecimientos en el último trimestre productos de Danone, Campofrío, El Pozo, Findus, García Vaquero y Conservas Dani.

Durante la presentación de su campaña de Navidad 'Lujo para todos', el director general de la compañía, Michael Aranda, consideró un error encasillar los productos propios bajo la denominación de 'marca blanca', al entender que tiene una connotación negativa de producto de menor calidad frente a la del fabricante.

Aranda apostó por "romper el mito" y defendió que las marcas propias de Lidl "no son una segunda opción", sino que "se atreven a competir con cualquiera", tanto en calidad como en precio.

Compras a proveedores españoles

Así, recalcó que tras estas referencias "hay productores que sí fabrican para otras marcas" y proveedores a los que la compañía exige "la máxima calidad". "El producto que no cumple al 100% no entra en el surtido", aseguró el director general, quien precisó que Lidl realiza compras a más de 200 proveedores españoles por valor de 1.300 millones de euros anuales y con destino a todo el mercado europeo.

La compañía destacó que con su nueva campaña navideña, cuya imagen será el chef Sergi Arola, refuerza su modelo de negocio basado en la "máxima calidad de su oferta, que es igual o superior a las calidades de las marcas líderes, pero a precios hasta un 70% más baratos".

Aranda, quien afirmó que comprar en supermercados del grupo supone un ahorro anual de 2.000 euros si se adquieren productos de marca propia, destacó la creciente aceptación del modelo de negocio de Lidl en España, donde próximamente abrirá su establecimiento número 500 y su octavo almacén.

Con una facturación superior a los 2.000 millones de euros en 2008, la empresa tiene actualmente una red de 492 supermercados, con una plantilla superior a los 9.500 trabajadores.