Según la Generalitat valenciana

El Banco de España, favorable a una fusión entre Caja Madrid y CAM

El Banco de España proyecta una alianza estratégica que desembocaría en fusión entre Caja Madrid, Caja Mediterráneo (CAM) y "alguna otra", según el vicepresidente económico de la Generalitat Valenciana, Gerardo Camps, que ha desaconsejado esta opción y apuesta por una fusión "intrarregional".

En declaraciones a los periodistas tras un acto organizado por la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante (AEFA), el conseller ha indicado que le "consta que el Banco de España baraja que se produzca una SIP (Sistema Institucional de Protección) entre Caja Madrid, alguna otra caja de España y CAM".

Ha explicado que la SIP es un nuevo instrumento que, "sin lugar a dudas", concluye en "una fusión entre las cajas que así lo acuerden y participen". Esto es así porque, aunque la SIP mantiene las personalidades jurídicas y las competencias de las cajas, se crea un organismo "que está por encima de las decisiones" que pueden adoptar cada una de las participantes.

Camps ha indicado que el Consell valenciano se reúne con el Banco de España "con bastante periodicidad" y, aunque no va a desvelar el contenido de esos encuentros, conoce "perfectamente lo que (el banco emisor) quiere al respecto de las cajas de ahorro valencianas".

Ha recordado que la posición de la Generalitat es respetar la independencia de los órganos de decisión de la alicantina CAM y las valencianas Bancaja y Caja Onteniente, y se ha comprometido a "velar y proteger" que la decisión que adopten "esté libre de toda presión externa", "venga de donde venga y venga de quien venga".

El vicepresidente ha asegurado que los empresarios alicantinos coinciden con él en que prefieren que las decisiones en el futuro de CAM "se tomen en el ámbito de la Comunidad Valenciana antes de que se tomen desde fuera" y ha agregado que una fusión entre las entidades de la Comunitat no debería impedir que las determinaciones pudieran ser tomadas desde Alicante.

Además, a Camps le "consta" que las tres cajas valencianas "están dando pasos de estudios de todas las posibilidades", entre ellas la posible fusión entre las mismas.

"En ese sentido, se están moviendo ya no sólo los representantes de las cajas sino los equipos técnicos de las mismas para barajarla (la fusión "intrarregional") como cualquier otra posibilidad", ha declarado antes de admitir que también hay quien busca "otro tipo de soluciones".

Según Camps, un final distinto a la unión valenciana podría llegar "a ser aceptada en su momento", aunque ha reiterado que siempre que sea producto de un proceso en el que los órganos de dirección de las cajas hayan actuado "libremente" y sin presiones.

Ha recordado que actualmente las cajas valencianas están inmersas en la renovación de sus representantes en los órganos de decisión, y que hasta que no termine esta fase no se podrán tomar decisiones.

Por ello, ha opinado que "tendrá que ser a principios del año que viene" cuando se adopten las decisiones.

A este respecto, ha advertido de que a comienzos de 2010 se prevé que Bruselas pueda anunciar el final de las ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que actualmente no conllevan limite de tiempo, "por lo cual hay que darse relativa prisa y tomar decisiones".