Prisión para un euroescéptico

Prisión para un euroescéptico


¿Quién se lo iba a decir a Thomas Wise? Llegó a Bruselas en 2004 como europarlamentario electo del partido UK Independence (UKip), uno de los azotes británicos de los supuestos excesos de las institituciones comunitarias. Ayer, según recogen los medios de su país, fue condenado a dos años de cárcel por gastarse fraudulentamente (en vinos y coches) más de 40.000 euros del Parlamento Europeo que vino a sanear.

A Wise, como a sus correligioarios eurofóbicos, le escandalizaba hasta el mínimo gasto de las instituciones. "¿Puede indicar la Comisión el coste medio de la respuesta a una pregunta escrita del Parlamento, es decir, los costes administrativos que implica la elaboración de la respuesta, incluida la traducción?", preguntó por escrito, causando él mismo el consiguiente coste, el 16 de noviembre de 2006.

Poco antes, en mayo de 2005, clamaba contra la Comisión porque "ha decidido gastarse millones de euros en propaganda". Y se admiraba de que "¡todavía haya quien se pregunte por qué se desdeña a la UE!".

Aunque hay que reconocer que este antiguo polícía también dio pistas que quizá no se interpretaron bien en su momento. "Para mí es transparente que se está creando más legislación", advirtió en abril de 2005, "por lo que habrá más leyes que incumplir".

Foto: Thomas Wise, en su página web del Parlamento Europeo.

Comentarios

Wise quiere decir sabio. A lo mejor creía que sabía más que nadie y resultó que otros sabían aún más que él. Me recuerda a algunos medios de comunicación españoles más bien escorados a la ultraderecha que se dedican a meter ruido y a confundir a la gente en lugar de a informar y aclarar.
Normas