Investigación

Sanifit obtiene fondos para el desarrollo de sus fármacos con la venta de una patente

La biotecnológica Sanifit ha vendido la licencia de una patente para un producto de cuidado dental a la compañía farmacéutica italiana Italmed, operación que servirá para apuntalar el desarrollo del resto de su cartera de fármacos. La compañía italiana desarrollará la versión comercial del colutorio y tiene la licencia de venta para 16 países, entre los que se incluyen Italia y Suiza.

Los recursos que Sanifit ha conseguido con esta venta se dedicarán al desarrollo del fármaco en el que han enfocado sus esfuerzos en los últimos años, un producto para el tratamiento de la calcificación cardiovascular.

La historia de esta empresa es un tanto peculiar. Sus fundadores son especialistas en enfermedades relacionadas con el calcio y empezaron investigando un tratamiento para las piedras en el riñón. En ese proceso, encontraron el colutorio dental cuya patente han vendido. Mantienen en cartera el medicamento para las piedras y otro tratamiento para la osteoporosis, aunque prefieren enfocarse en el área cardiovascular.

"Accedemos a un potencial de ventas de 2.000 millones de euros a partir del quinto año de comercialización. Los cálculos cardiovasculares tienen tantos pacientes como la hipertensión pero no cuentan con tantos fármacos", afirma a Cinco Días Joan Perelló, consejero delegado de Sanifit. En 2013, prevén haber alcanzado la fase clínica de investigación de este medicamento y vender su licencia.

Aunque Sanifit conserva los derechos de comercialización del colutorio dental para todos los países no incluidos en el acuerdo con Italmed, no tienen previsto "crear una red comercial propia" para la venta de este producto sino "lograr otros dos o tres acuerdos de licencia para el resto de los territorios", explica.

Pese a la impulso que les otorga la venta de la patente, el consejero es consciente "de que un producto de consumo no sujeta el desarrollo de cuatro áreas terapéuticas". La compañía acaba de cerrar una ronda de financiación de 450.000 euros a la que ha acudido un fondo de inversión de La Caixa y se ha incorporado como accionista la familia Ballester. Ha contado como accionista con la Fundación Genoma España.

Nueva ronda de capital por dos millones

La empresa, consciente de la amplia necesidad de capital que requiere el esfuerzo investigador, ya está preparando una nueva ronda de financiación de dos millones de euros para principios de 2010. A la operación se espera que acudan los accionistas actuales, en su mayor parte inversores familiares pero "queremos cubrir alrededor de la mitad dando entrada a un nuevo accionista".

Perelló detalla que pretenden encontrar un "inversor especializado que no sólo aporte el capital necesario, alrededor de un millón de euros, sino también conocimiento de negocio".