Informe de Estabilidad Financiera

La banca asumiría una pérdida en la cartera inmobiliaria del 40%, según el Banco de España

El sistema financiero español podría hacer frente a una pérdida en la cartera inmobiliaria del 40% con los márgenes de explotación acumulados de los ejercicios 2009, 2010 y 2011, según figura en el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España.

Este cálculo del grado de resistencia del sistema financiero a los riesgos derivados del sector de la promoción inmobiliaria parte del beneficio antes de provisiones de 2008 y supone un "descenso mecánico" del 10% en los tres años siguientes.

El Banco de España recalca que el sistema financiero podría hacer frente a una tasa de impago tres veces superior a la registrada en 1993 para el sector inmobiliario, y a un quebranto neto del 100%, "lo que es muy superior a cualquier estimación sensata que se pueda hacer y a cualquier experiencia conocida".

Asimismo, incide en que este cálculo evalúa la capacidad de absorción de potenciales pérdidas futuras por la exposición al sector inmobiliario teniendo en cuenta solamente la capacidad de generación de ingresos recurrentes, y no que ya existen fondos de insolvencias constituidos por 50.000 millones de euros a diciembre de 2008.

Por esta razón, el Banco de España hace hincapié en que estos números relativos a las pérdidas que podría absorber el sector "no son estimaciones", ya que se encuentran "fuera de cualquier rango razonable o experiencia histórica internacional conocida", tanto por las elevadas probabilidades de impago como por las muy reducidas tasas de recuperación asociadas a dicho porcentaje de pérdida.

El organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez afirma que hay relación entre el grado de exposición a empresas de construcción y promoción inmobiliaria y la ratio de morosidad total, por lo que las entidades que asumieron mayores exposiciones en la fase alcista del ciclo registran mayores ratios de mora.

No obstante, precisa que los distintos niveles de morosidad entre entidades financieras dependen de sus capacidades en materia de selección y gestión del riesgo y que disponer de garantías reales limita la pérdida en caso de impago de préstamos.

En España, los créditos hipotecarios concedidos a empresas no financieras y empresarios individuales en los que la garantía supera el 80% del valor del préstamo suponen el 87,4% del total, precisa el instituto emisor español.

Por otro lado, indica que las provisiones dinámicas han amortiguado, "que no retrasado", el impacto de la morosidad en las cuentas de resultados de las entidades financieras, especialmente en los momentos iniciales de su repunte.