Crisis bancaria

El NYSE suspende la cotización de la financiera CIT, tras declarar su quiebra

La Bolsa de Nueva York suspendió hoy la cotización de la financiera estadounidense CIT Group, ya que el consejo de administración de la firma presentó su solicitud de bancarrota ante un tribunal neoyorquino.

El NYSE precisó, mediante un comunicado de prensa, que la decisión se ha tomado en vista del anuncio de CIT de que el consejo de administración votó para declararse en bancarrota, al igual que por un plan de reorganización que cuenta con el apoyo de los acreedores de la firma.

"Según ese pre-plan de reorganización, todos los títulos (en cotización) de la firma deben cancelarse ante una emergencia", agrega la bolsa neoyorquina.

CIT, especializada en créditos a estudiantes y pequeñas empresas, se declaró el domingo en bancarrota después de que así lo decidiera el consejo de administración.

La financiera prevé un plan para resurgir como una nueva empresa a finales de año y para ello cuenta con el apoyo de sus acreedores.

"La decisión de proceder con el plan de reorganización permitirá a CIT seguir proporcionando fondos para las pequeñas empresas y los consumidores, dos sectores de importancia vital para la economía de Estados Unidos", indicó el presidente y director ejecutivo de la firma, Jeffrey Peek, en una declaración escrita.

Esta firma, que cuenta con unos activos de 71.000 millones de dólares, es la quinta mayor empresa que entra en quiebra en la historia de Estados Unidos, por detrás de Lehman Brothers, Washington Mutual, WorldCom y General Motors.

Para salvarla de la crisis que sufría por su excesiva exposición a préstamos hipotecarios y para estudiantes con un alto perfil de riesgo, el Gobierno de EEUU había invertido en ella 2.300 millones de dólares.

Esta declaración de quiebra marca la primera pérdida del programa de rescate puesto en marcha por el Gobierno de EEUU desde que comenzó la crisis financiera y al que destinó unos 400.000 millones de dólares para rescatar a empresas con problemas, entre ellas bancos, aseguradoras y fabricantes de automóviles.

En un movimiento dirigido a suavizar la salida de la bancarrota, la empresa logró el pasado viernes alcanzar un acuerdo con el financiero Carl Icahn, que se comprometió en apoyar el plan para salir de esta situación con 1.000 millones de dólares en financiación.

CIT precisó que someterse al capítulo 11 de la ley de bancarrota estadounidense afectaba únicamente a la compañía tenedora, mientras que sus subsidiarias, incluyendo el banco Utah, siguen operando con normalidad.