Congreso Aecoc

Campofrío espera superar este año los resultados de 2008

El presidente de Campofrio Food Group, Pedro Ballvé, se mostró hoy optimista respecto al cierre del ejercicio en curso, en el que espera obtener un balance positivo y superar los resultados de 2008, lo que "hubiese sido más difícil" de alcanzar si no hubiese acometido la fusión con Groupe Smithfiel, debido a la crisis.

En rueda de prensa en el marco del XXIV Congreso Aecoc, Ballvé destacó que la unión con Smithfield ha permitido además racionalizar la deuda de la compañía, que asciende a unos 460 millones de euros al cierre del primer semestre y que "ha quedado perfectamente planificada" hasta 2016.

El presidente de Campofrío hizo referencia a la ''crisis de precios'' en la que está inmersa el sector de la distribución en España como conscuencia, a su juicio, de que los operadores han dejado de crecer en superficie y tienen que arañar cuota de mercado de otras formas.

Se trata, según dijo, de una situación "específica y particular" que no se ha producido en otros mercados europeos y que supondrá "un empobrecimiento general y un deterioro del margen, y recuperarlo no será fácil". Además, consideró que esta política podría mantenerse el próximo año.

Apuesta por las marcas propias

Preguntado acerca de las marcas blancas, destacó que Campofrío "primero defiende" sus enseñas propias, aunque también está presente como marca del distribuidor, y remarcó que en los dos mercados es rentable. Además, rechazó que las marcas blancas supongan una competencia desleal y señaló que se trata de una elección del consumidor.

En relación con el contexto económico actual, Ballvé afirmó que el sector agroaliomentario, que no ha resultado "tan golpeado" por la crisis como otras actividades, "ha hecho los deberes y está bien defendido" por los empresarios, las empresas y las marcas. En su opinión, "lo peor" de la crisis ha pasado, aunque la recuperación "no es tan rápida". En este sentido, subrayó que ve con optimismo los próximos años para el sector cárnico y para Campofrio, una vez que "los desequilibrios macroeconómicos parecen que están ajustados".