Infraestructuras en EE UU

Abengoa construirá una planta termosolar de 250 Megawatios en el desierto del Mojave

Abengoa es una de las primeras compañias españolas que va a aprovechar el plan de estimulo fiscal de Barack Obama para crecer en EE UU, un país donde ya tiene otras operaciones. La empresa acaba de firmar un acuerdo para vender energía a Pacific Gas & Electric (PG&E) que se generará en una nueva instalación termosolar que instalará en el desierto del Mojave, en una zona a unos 100 kilómetros al norte de la ciudad de Los Ángeles.

El nuevo proyecto generará 250 megawatios y su construcción comenzará en 2010 una vez se consiga la financiación proveniente del estímulo fiscal. La empresa no ha facilitado ningún detalle del acuerdo con PG&E ni de inversiones.

El proyecto fue anunciado por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, en el marco de unas jornadas de promoción de la industria medioambiental y de energías renovables en EE UU que se celebra estos días en Los Ángeles. Se estima que la construcción de la planta permita crear 1.200 nuevos empleos y que haya 80 operarios de forma permanente.

Las nuevas instalaciones utilizarán una teconología similar a a las que se instalarán en las cercanías de Fenix (Arizona), otra planta cuya construcción fue anunciada en 2008 y que según la empresa permite una fuerte rentabilidad.

La planta estará en las cercanías de Hinkley, una localidad conocida a través del cine al ser el escenario de la pelicula Erin Brockovich. Se prevé que entre en funcionamiento en 2013 y que genere electricidad suficiente para proveer de energía a unas 90.000 viviendas. Es algo que evitará la emision anual de 431 kilotones de gas que producen el efecto invernadero. De acuerdo con Abengoa, la electricidad que saldrá de esta planta es la equivalente a la que se produce en todas las plantas de energía solar concentrada combinadas de California.

Sebastián puso el lunes como ejemplo este contrato como ejemplo de lo que pueden aportar las empresas españolas de energías renovables y de alta tecnología en California, un área que no suele figurar en los planes de inversión en EE UU por parte de las empresas españolas. Según lamentó Sebastián y el consul de España en Los Ángeles, Inocencio Arias, la presencia empresarial española en esta zona no se corresponde con el papel de España como quinto inversor mundial.