La UE grita ¡Viva Niza!

La UE grita ¡Viva Niza!

El Tratado de Niza (2001), vilipendiado casi desde el momento en que se firmó y que estuvo a punto de no entrar en vigor, parece a punto de obtener una nueva e inesperada prolongación de su vida útil.

La incertidumbre sobre la fecha definitiva de entrada en vigor del nuevo Tratado de Lisboa ha llevado a Bruselas a poner en marcha la formación de la nueva Comisión Europea con arreglo a las normas pactadas en la ciudad francesa hace ocho años. Los 27 países de la UE formalizarán en los próximos días los nombres de sus candidatos a formar la Comisión Barroso II y el presidente portugués deberá elegir y repartir las carteras (casi) como si no existiese Lisboa.

Fuentes comunitarias justifican esa decisión porque "la CE no puede estar en funciones de manera indefinida". El mandato de los actuales comisarios expira el próximio 31 de octubre y, a partir de entonces, sólo podrán ocuparse de lo que se define en la jerga comunitaria como "asuntos corrientes".

El Tratado de Niza, sin embargo, obliga a reducir el número de comisarios desde los 27 actuales. Y ningún país, ni siquiera Chequia, está dispuesto a ese sacrificio. Si se le impusiera, podría vetar la imprescindible aprobación de la Comisión en el Consejo de Ministros (que debe ser por unanimidad).

Pero en Bruselas siempre hay un "casi". En este caso, consiste en dar el puesto de Alto Representante (que ahora ocupa Javier Solana) al país que esté dispuesto a quedarse temporalmente fuera de la Comisión, con la promesa de que se convertirá en el "ministro de Exteriores" y vicepresidente de la Comisión tan pronto como entre en vigor Lisboa. Ya hay cola para aprovechar la oferta (los checos no necesitan presentarse).

Foto: Firma del Tratado de Niza (archivo de la CE).


Normas
Entra en El País para participar