Informe

Vendo datos de tarjetas de crédito por 300 euros

La delincuencia digital crea un mercado negro en internet

Vendo datos de tarjetas de crédito por 300 euros
Vendo datos de tarjetas de crédito por 300 euros

Los hackers, ladrones de datos, scammers (timadores) y el conjunto de los delincuentes digitales han constituido un auténtico mercado negro en internet, según ha señalado en un informe la compañía alemana de seguridad G Data Software, que ha infiltrado a varios especialistas de sus laboratorios en estos "sórdidos" círculos durante los meses de junio y julio de este año. La empresa germana llega a asegurar que datos de DNI y de tarjetas de crédito robados, envíos de spam o ataques informáticos por encargo, o bases de datos con información personal se venden actualmente con total tranquilidad en "estos suburbios digitales de la red".

Y, ante esa demanda, la industria del cibercrimen ha establecido auténticas listas de precios. El estudio explica que los datos robados de una tarjeta de crédito pueden llegar a tener un precio en este mercado online cercano a los 300 euros. A su vez, por el envío masivo de un millón de correos electrónicos de spam el dueño de una red de bots ordenadores controlados por terceras personas cobra hasta 800 euros, mientras que un ataque para "saturar e inutilizar los servidores de una víctima DDoS o Distributed Denial of Services en términos anglosajones con una hora de duración puede costar en torno a 150 euros".

No acaba ahí este catálogo. Por ejemplo, la compra de una base de datos con información personal tiene un precio de entre 10 y 250 euros, mientras que una cuenta del sistema de pago online PayPal puede valer unos 25 euros. Asimismo, la adquisición a través de internet de un DNI o un carnet de conducir falso, precisamente una de las mercancías más demandas en la web, puede suponer el desembolso de entre 50 y 2.500 euros, siempre en función de la calidad de la falsificación.

Los expertos de G Data aseguran que este comercio de información robada se ha profesionalizado al máximo, lo que ha dado lugar a "una economía perfectamente organizada". Para empezar, porque como pilares de sostenimiento de esta organización hay unos proveedores que ofrecen "alojamiento a prueba de balas" que permite la existencia de foros y tiendas online en las que los ciberdelincuentes ofrecen sus servicios y se ponen en contacto con los compradores. La comunicación, explican estos expertos, se realiza a través de sistemas de mensajería instantánea, convenientemente manipulados para evitar intromisiones inesperadas.

Es en las salas privadas de estos foros de internet ilegales donde los cibercriminales, algunos ya muy conocidos por la policía, se intercambian todo tipo de productos. Se vende y se compra.

Tiendas online profesionalizadas

El informe de G Data Software advierte que actualmente existen muchas tiendas online, algunas con un entorno muy profesionalizado, a las que se pueden acceder. Algunas, incluso, se anuncian a través de banners publicitarios. El estudio afirma que estos establecimientos digitales ofrecen en ocasiones descuentos al adquirir "grandes cantidades de datos robados". En este mismo sentido, los expertos del laboratorio de la compañía germana destacan que "si los datos de tarjetas de crédito recién adquiridos no fuesen válidos ya, al haber cancelado el titular legítimo dicha tarjeta, se pueden reclamar otros datos o la devolución del dinero".