Internet

La CMT aviva la competencia en ADSL con mejores precios para los rivales de Telefónica

Los rivales de Telefónica tienen desde ahora mejores armas para competir con el ex monopolio. La CMT ha decretado un recorte del 25% en el precio del ADSL que las operadoras contratan a Telefónica y que les permite dar ofertas nacionales.

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha constatado que la competencia en banda ancha cambia radicalmente de unas zonas a otras. Donde las operadoras de ADSL llegan con red propia a las centrales de Telefónica, la rivalidad es muy alta, porque desde esa conexión las telecos pueden hacer ofertas agresivas en precios y velocidades.

Pero en buena parte de España, las operadoras no han desplegado su red propia y no llegan a la central de Telefónica. El porcentaje ronda el 40% de la población y en esos casos la única posibilidad de competir con el ex monopolio es alquilar su oferta de ADSL indirecto, tanto en la modalidad GigADSL -el punto de conexión es regional- como ADSL IP -nacional-.

En estas zonas, la rivalidad es mucho más reducida, según la CMT. Y lo es, según los rivales de Telefónica, porque los precios de alquiler son demasiado altos y no dejan margen para competir.

Menos coste

El regulador ha decidido escuchar a los críticos y en su último consejo aprobó una rebaja media del 25% en los precios mayoristas que cobra Telefónica. El objetivo es que los rivales puedan lanzar ofertas para todo el territorio nacional más baratas y que los clientes de estas zonas puedan elegir entre más propuestas, y no sólo la del ex monopolio.

Este movimiento había sido ampliamente reclamado por los rivales de Telefónica. Orange, por ejemplo, manifestó hace cuatro meses al regulador su intención de abandonar el mercado indirecto si los precios no bajaban, ante la imposibilidad de competir.

Pero hay posturas más radicales. Vodafone, por ejemplo, había renunciado a entrar en esta competencia por el escaso margen del negocio indirecto. Ahora acaba de anunciar el lanzamiento de su primera oferta de ADSL nacional, precisamente tras conocer los planes de la CMT para rebajar las tarifas mayoristas. Esta operadora se ha convertido en la única que tiene la misma oferta y a los mismos precios en toda España.

Orange y Jazztel, por ejemplo, tienen distintas tarifas según la zona de que se trate. Es previsible que la primera ajuste sus precios tras la rebaja decretada por la CMT. Jazztel, sin embargo, sigue considerando que su prioridad es crear valor para el cliente y por ello seguirá "poniendo todos sus esfuerzos en el servicio de ADSL sobre red propia".

Pese a la rebaja, la CMT siempre ha mantenido que los rivales de Telefónica tienen más margen para competir de lo que reconocen. Eso sí, también ha constatado que el precio mayorista del ADSL indirecto era superior al de otros países europeos y que la competencia en las zonas donde esta modalidad es la única cobertura es más reducida.

Para dar más atractivo a la competencia en indirecto, el regulador ha dado un paso más. Su objetivo es que Telefónica tenga una oferta mayorista que no sólo permita dar banda ancha, sino también teléfono fijo. La meta es que los operadores den paquetes de estos dos servicios a los clientes, que pueden así desvincularse totalmente de Telefónica.

Pero esta oferta mayorista no acaba de llegar, ya que el ex monopolio asegura que es técnicamente complicada de conseguir. Como castigo, la CMT forzará a Telefónica a vender a sus rivales con una sustancial rebaja otro producto que permite dar telefonía fija y ADSL en una factura única. El precio sólo volverá a ser el original cuando el ex monopolio tenga lista la oferta mayorista solicitada.

La última rebaja de la CMT es de la modalidad de bucle compartido, usada mayoritariamente por Orange.