'The Wall Street Journal'

España vivirá años de escaso crecimiento si no lleva a cabo "reformas dolorosas"

La economía española ejemplifica mejor que ningún otro país de la eurozona tanto las grandes ventajas como los potenciales efectos negativos de la moneda común europea con una economía todavía en contracción, mientras que varios de sus socios europeos dan muestras de recuperación, según afirma el diario The Wall Street Journal.

El periódico augura que sin "dolorosas reformas" países como España, Grecia, Italia y Portugal parecen abocados a años de escaso crecimiento, lo que dificultará aún más el pago de sus deudas, aunque por el momento "ningún miembro de la zona euro corre el riesgo de no poder hacer frente a sus obligaciones". No obstante, los economistas consultados advierten de que existe el riesgo de una crisis de deuda pública en el seno de la eurozona si se acumulan varios años de estancamiento económico.

En el caso de España, 'WSJ' apunta que tras haber disfrutado tipos de interés muy por debajo de las acostumbradas gracias a su incorporación al euro, los hogares y empresas españoles encontraron grandes incentivos en el endeudamiento, hasta el punto de que la deuda de los hogares alcanzó en 2007 el 130% de la renta disponible.

De este modo, la economía española logró situarse entre las diez mayores del planeta y superó en ingresos per capita a socios como Italia. Por contra, los costes de las empresas aumentaron, restando competitividad a las exportaciones, lo que se ve agravado por la fortaleza del euro frente al resto de divisas.

"Normalmente los países pueden restaurar su competitividad mediante devaluaciones de su divisa, algo que antes de su incorporación al euro España había realizado en varias ocasiones para evitar la recesión", señala el diario, que advierte de que actualmente España no cuenta con esta posibilidad, ni con la herramienta monetaria de fijar los tipos de interés más adecuados para su economía.

Por este motivo, el rotativo apunta que España deberá ganar competitividad a través de rebajas salariales y de precios respecto a sus socios de la zona euro, lo que apunta a años de estancamiento salarial en un país donde la gente se ha acostumbrado a una acusada mejoría de sus estándares de vida. "Algunos economistas prevén una 'década perdida' al estilo de Japón", afirma el 'WSJ'.

Así, los expertos consultados por el periódico pronostican el riesgo de una crisis de deuda pública en el seno de la eurozona si se acumulan años de estancamiento económico.

En este sentido, el diario apunta que los países de la eurozona podrían responder mediante una mayor unidad política, que permitiera la emisión de deuda pública de manera centralizada por las instituciones de la eurozona, aunque admite que esta posibilidad no goza de muchas posibilidades en el actual momento de escepticismo respecto a una mayor integración europea.

Asimismo, otra de las posibilidades de enfrentar una crisis de deuda pública, denominada "opción nuclear" sería que el país en dificultades abandonara el euro, aunque esto implicaría la práctica seguridad de impago de la deuda, que seguiría denominada en euros.

Por tanto, el periódico señala que la opción más probable sería la del rescate, a pesar de que las principales economía de la zona euro como Alemania o Francia encontrarían dificultades para justificarlo ante sus contribuyentes.

"Probablemente deberían imponer a otros países impopulares planes de austeridad del estilo de los aplicados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que aumentaría las tensiones en la UE", concluye el periódico.