Inmobiliario

La insolvencia de Nozar lastra el futuro de cinco cotizadas

El grupo Nozar presentó el viernes su entrada en concurso sin lograr un convenio de acreedores con la banca. La compañía es accionista de las inmobiliarias cotizadas Colonial, Afirma y Aisa y tiene negocios conjuntos con Reyal y Martinsa.

El grupo Nozar presentó el viernes solicitud de concurso voluntario tras meses de negociaciones con la banca acreedora para evitar el proceso. La compañía, que ha declarado una deuda bancaria de 700 millones de euros (en sus cuentas de 2008 la deuda total es cercana a los 2.000 millones), es uno de los principales actores del sector inmobiliario español y participa en el accionariado de las mayores compañías inmobiliarias españolas.

El concurso de Nozar afectará a las inmobiliarias de las que la empresa es accionista o socio en negocios. El grupo de la familia Nozaleda es accionista de las cotizadas Colonial, Aisa y Afirma y participa en promociones con Martinsa Fadesa (también en concurso) y Reyal Urbis.

Nozar se convirtió en uno de los principales accionistas de Colonial y Afirma cuando estas estaban presididas por Luis Portillo y Enrique Bañuelos.

De acuerdo a las cuentas presentadas recientemente en el Registro Mercantil correspondientes al pasado ejercicio Nozar reconoció en noviembre de 2008 una deuda con la sociedad CV Capital (firma de Enrique Bañuelos a través de la cual el empresario valenciano controlaba Astroc, la antigua Afirma), de 139,5 millones de euros. En la actualidad Nozar posee cerca de un 1% de Afirma y Juan Carlos Nozaleda, que llegó a ser presidente de Astroc, es todavía consejero de la compañía presidida por Félix Abánades.

Según las mismas cuentas, Nozar firmó contratos de venta de 20 millones de acciones de Colonial en noviembre de 2007 por importe de 60 millones de euros a la sociedad Global Cartera de Valores, que se declaró en concurso en diciembre de 2008. Y en diciembre de 2008 Nozar firmó la compra de 66 millones de acciones de Colonial por 225,5 millones de euros.

En esa operación también participaba la inmobiliaria Reyal Urbis y al no poder hacer frente al pago Nozar debía indemnizar a Reyal con 70 millones. Reyal Urbis, presidida por Rafael Santamaría, negocia la refinanciación de un crédito de 3.000 millones. Según las mismas cuentas aprobadas el 30 de junio Nozar participa, con un 40%, en la unión temporal de empresas Reyal-Nozar "cuyo objeto social es la promoción inmobiliaria (construcción, urbanización y comercialización) de las parcelas de su propiedad integradas en el Plan Parcial El Playazo en Vera (Almería)".

Empresa conjunta con Martinsa

Las cuentas de 2008 detallan también la constitución de "prenda sobre las acciones de la sociedad D. U. Nozar Martinsa por importe de 9,6 millones de euros como garantía de aplazamiento de deudas tributarias". Las mismas cuentas señalan que al cierre del pasado ejercicio "se encuentran pignorados derechos de cobro, en relación al préstamo participativo con la sociedad D.U. Nozar Martinsa por importe de 47,6 millones como aplazamiento de deudas tributarias". Martinsa Fadesa entró en concurso de acreedores en julio del año pasado.

La compañía presidida por Luis Nozaleda es accionista de la inmobiliaria catalana cotizada Aisa con un 5,9%, según los registros de la CNMV. La compañía ha aprobado recientemente una fusión con el grupo de construcción Fergo.

Continúa la sangría inmobiliaria

La entrada en concurso de Nozar se suma a la lista de inmobiliarias españolas que en los dos últimos años se han declarado en concurso con una deuda total de miles de millones de euros. Llanera solicitó concurso en octubre de 2007 a la que siguieron, ya en 2008, Seop, Cosmani y Promodico. En julio de ese año Martinsa Fadesa se declaró en concurso con una deuda cercana a los 7.000 millones. La sociedad Restaura, Edisan y Tremón, esta última con 900 millones de deuda también están en concurso. Habitat entró en concurso con más de 2.000 millones de deuda.