Transporte Aéreo

Sepla acusa a Ryanair de no pagar impuestos por su plantilla en España

El Sepla acusa a Ryanair de competencia desleal con las aerolíneas españolas. Afirma que sus empleados no cotizan ni tributan en España mientras se da la circunstancia de que sólo la irlandesa y Easyjet podrán beneficiarse de la exención de tasas de AENA prometida para paliar la crisis. Ryanair no se pronuncia.

Justo Peral, jefe de la sección sindical del Sepla en Iberia
Justo Peral, jefe de la sección sindical del Sepla en Iberia

Los pilotos de Iberia, agrupados en su poderoso sindicato, el Sepla, están de nuevo en pie de guerra. Pero esta vez el enemigo no está en su propia casa. Los tiros van contra la principal empresa competidora de la compañía que preside Antonio Vázquez: la low cost Ryanair.

El sindicato de tripulantes Sepla acusa a la agresiva aerolínea irlandesa de recibir "todo tipo de ayudas públicas en España", mientras que los empleados en sus cuatro bases aéreas (Madrid-Barajas, Gerona, Reus y Alicante) y los tripulantes que dan servicio a las 327 rutas que opera en aeropuertos nacionales "no cotizan a la Seguridad Social ni pagan IRPF en España".

Justo Peral, jefe de la sección sindical del Sepla en Iberia, afirma que "Ryanair mantiene una política de competencia desleal en el mercado nacional en un momento en el que las aerolíneas españolas pasan por una de las peores crisis de su historia". Este diario ha intentado ponerse en contacto con algún portavoz oficial de Ryanair para conseguir su versión sobre estas acusaciones, pero no lo ha conseguido.

Peral señala que Ryanair recibe ayudas de la práctica totalidad de las autoridades locales y regionales en los 20 aeropuertos de la red de AENA en los que mantiene vuelos.

Además, afirma que esta low cost presidida por Michael O'Leary y la británica Easyjet "van a ser las únicas aerolíneas que podrán beneficiarse, sobre todo en Madrid-Barajas, de la exención del pago de las tasas de AENA, mientras que las compañías españolas no tienen lamenor oportunidad de beneficiarse de esta medida anticrisis del Gobierno español".

Medidas anticrisis

El Sepla recuerda que el Consejo deMinistros aprobó en julio una serie demedidas para atajar la situación de depresión profunda en la que se encuentra el sector turístico. Entre ellas destaca una por la cual el Gobierno premiará con una exención del 100% de las tasas aeroportuarias que se pagan a AENA a aquellas aerolíneas que sean capaces de crecer en número de pasajeros en comparación con las cifras que consiguieron transportar en 2008.

Justo Peral asegura que esta es una medida "hecha a medida de los intereses de las low cost, especialmente de Ryanair y Easyjet, ya que sólo ellas tienen planes y posibilidad de crecer, sobre todo en el aeropuerto de Madrid-Barajas, en un momento en el que todas las compañías nacionales están embarcadas en planes de ajuste de plantilla y de capacidad para poder sobrevivir".

Ryanair ha anunciado que a partir de octubre abrirá cuatro rutas desde el aeropuerto de Madrid-Barajas, otras cuatro desde el de Gerona y otras dos desde Alicante. Easyjet, por su parte, ha decidido aumentar de cuatro a seis el número de aviones con base enMadrid. Estos planes de expansión aseguran el crecimiento de ambas en número de viajeros.

Objetivo, librarse de las tasas aeroportuarias

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, aseguró en julio que la apertura de 43 nuevas rutas en España a partir de octubre se justifica por la "inexistencia" de impuestos sobre el turismo y a los planes lanzados por el Gobierno de Madrid para liberar de las tasas aeroportuarias a aquellas aerolíneas que aumenten su tráfico durante la próxima temporada baja.

Easyjet aseguró por medio de un portavoz oficial que los 500 trabajadores que tienen en España, de los que 80 son pilotos, "cotizan y tributan en nuestro país", ya que todos tienen contrato laboral según la legislación laboral nacional. El aeropuerto de Madrid alberga su principal base de operaciones en España donde realiza unas 110 rutas.

El Sepla denuncia que Ryanair no permite que ninguno de sus trabajadores esté sindicado con lo que contraviene la legislación laboral española. Recuerda que en Francia se ha obligado a la aerolínea irlandesa a hacer contratos laborales según su legislación y a aceptar la libre sindicación.