Crisis financiera

El presidente del Bundesbank ve con moderado optimismo evolución económica de la eurozona

El presidente del banco central alemán, Bundesbank, Axel Weber, se declaró hoy moderadamente optimista respecto de la evolución de la coyuntura en la zona del euro.

En su intervención en el congreso anual "Bancos en cambio", organizado en Fráncfort por el diario "Handelsblatt", Weber destacó que, "aunque todavía es pronto para hablar del final de la crisis, la situación ha mejorado".

"Los indicadores actuales muestran que la caída en picado de la coyuntura se ha frenado", afirmó el presidente del Bundesbank y miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE).

Weber aventuró sin embargo que los institutos financieros podrían toparse con nuevos lastres a la hora de hacer balance, concretamente "con pérdidas en el negocio tradicional del crédito ocasionadas por la fuerte recesión".

Precisó que el aumento del desempleo y el incremento del número de empresas en situación de insolvencia dejarán huella en los libros de crédito de los bancos.

"En la situación actual no cuento con que la crisis financiera traerá una segunda gran ola en tanto que los bancos han incrementado sus previsiones de riesgo, pero si es de esperar cierto oleaje", aventuró Weber.

Respecto a la evolución de la inflación, el presidente del Bundesbank se mostró confiado, pues a su juicio la política de provisión de liquidez que lleva a cabo el BCE no comporta ningún riesgo para el encarecimiento.

Explicó que esa política de provisión sólo incrementó las bases del dinero mientras que el multiplicador monetario descendió drásticamente.

Añadió en ese sentido que el crecimiento de la masa monetaria medida por el agregado M 3 fue en junio del 3%, el nivel más bajo desde el comienzo de la tercera fase de la unión monetaria.

Respecto al actual precio del dinero, el presidente del Bundesbank y miembro del consejo de gobierno del BCE afirmó que "debido a las buenas perspectivas que ahora se abren, el actual nivel de los tipos de interés son adecuados".

En su reunión del pasado jueves, el BCE decidió mantener los tipos básicos de interés en la zona del euro en el 1% para apoyar el incipiente crecimiento económico.

De este modo, el BCE quiere impulsar la actividad económica del área euro ya que considera que el crecimiento de las mayores economías, Alemania y Francia, en el segundo trimestre se debe a los programas de estímulo económico y no será duradero.